El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

Opus, Pujol, Molins López-Rodó, Millet...

Ultima Hora: El senyor Rafael del Barco té al seu blog aquesta dada a considerar, sobre les molt estretes relacions de la familia Pujol-Ferrusola i Fèlix Millet:

Campofrío, la del virus porcino, ¡homenajea a los amigos!
"No robarás; no cometerás falso testimonio ni mentirás; honrarás a tu padre y a tu madre....

A quien le parezca extraña la afinidad de un Millet catalanista y PPro (aupado, amado y premiado por Pujol), con la FAES de Aznar y los fascistas hispanos, le interesará saber que su abogado, Pau Molins Amat, es miembro de la destacada familia del Opus Dei y propietaria de Cementos Molins, emparentada con aquel tan amado ministro franquista, Laureano López Rodó, igualmente entre las cabezas más poderosas del Opus en España.
Fué ya defensor, el leguleyo Pau Molins Amat, de dos lacayos de Pujol, de pérfido recuerdo: Lluis Prenafeta, el amigo íntimo, e Ignasi Farreres, a quien recientemente se le vió hacer el ridículo ante el tribunal que le juzgaba, con el mismo guante de terciopelo que a sus predecesores y sucesores.

Aznar, tan próximo al Opus como puede pese a su catadura amoral, embustera y genocida, consiguió, gracias a la inestimable ayuda de Joaquim Molins Amat (quien, tras muchos cambios de chaqueta, fue Conseller de Política Territorial i Obras Públicas de la Generalitat de Catalunya entre 1988 y 1993), el apoyo de Pujol a su investidura, aprendiendo entonces, con la Botella, a hablar catalán con Pujol en la intimidad.

La vinculación familiar de un conseller de Obras Públicas con una de las mayores cementeras del reino nunca fue, en pijo..., perdón, pujolandia, motivo de incompatibilidad. Ningún informe -ni útil ni inútil- se preocupó de averiguar si las obras públicas iban, a dedo, a las familias de los representantes públicos: ¿Quién iba a desconfiar de la buena gente del Opus? ¿Quién iba a desconfiar de un Pujol o un Millet que repartían dinero y prebendas a manos llenas, como la banca del monopoly, sólo con pedírselo catalana y cristianamente?:
¡Los que estaban en bodas y banquetes, y lo sabían, estaban y medraban con ellos!

"Joaquim Molins jugó también un papel clave en las negociaciones entre el PP y los nacionalistas: forma parte de una dinastía industrial del sector del cemento, muy vinculada al Opus y a uno de sus principales dirigentes, el antiguo franquista Laureano López Rodó". Le Monde.

Si se destapara que Millet y/o Montull son miembros u opusitorios del Opus también, no sólo se aclararía la mano que le dirigía en la sombra, la de la secta fascista prohibida en Bélgica pero que gobierna el Vaticano, y mueve en la sombra los hilos de Italia y España, cobija y protege a los Sarkozy, y conspira con sus grandes influencias en los lobbys de Alemania y EE.UU.

También se entenderían las inversiones de Agrupació Mutua en la Manga del Mar Menor, feudo de otro virrey ppro que ha puesto a Aznar a ¡enseñar ética en la universidad de su feudo! Y las de Bulgaria, donde el "rey" y exprimer ministro Simeón, primo de los de aquí, intenta por todos los medios hacerse con el pastel.

El abogado Pau Molins
Pau Molins nació en Barcelona el 26 de enero de 1962. Está casado y tiene cuatro hijos. Pertenece a una familia numerosa. Son 11 hermanos. Entre ellos hay políticos, como el exdirigente de CiU, Joaquim Molins, y empresarios. El buque insignia, Cementos Molins, lo dice todo.

Este letrado, que hasta hace poco fue patrono de la Fundació Orfeó Català, la entidad cultural que dirigió hasta julio su cliente Fèlix Millet, es un reconocido penalista, una de las especialidades más duras del derecho, con 23 años de ejercicio a sus espaldas.

(Llevó la defensa del amigo íntimo de Pujol y conseller de Presidència Lluis Prenafeta, el primer descabalgado por corrupción, entre una larga lista que concluyó con el reciente llorón Ignasi Farreres, también defendido por Pau Molins y su gabinete Molins&Silva, donde el abogado de Montull, Jordi Pina, es socio. Carles.).

Molins empezó en el despacho de Joan Piqué Vidal. Cuando se independizó se instaló en unas oficinas en la Pedrera, pero el espacio se le quedó pequeño y tuvo que mudarse a otras dependencias. Ahora, desde la ventana de su despacho, se puede ver la avenida Pau Casals.
En los últimos días, Millet y su mano derecha, Jordi Montull, han entrado muchas veces en ese bufete, donde trabajan 10 abogados, dos catedráticos y un grupo de personal administrativo. Antes de la declaración del lunes, las reuniones de los dos imputados con Molins y su compañero Jordi Pina fueron constantes. Y, por ahora, el resultado ha sido positivo tanto para los abogados como para sus representados, que se han librado de pisar la cárcel.

La estrategia les ha funcionado a la perfección y eso que se hicieron cargo del caos tras el registro que se efectuó el 23 de julio en el Palau de la Música, operación en la que intervino como defensor de la institución otro letrado.
La dimisión de Millet como presidente de la Fundació Orfeò-Català y de la asociación del mismo nombre causó la primera catarsis, apareciendo, en un primer momento, como posible víctima de la justicia. Sin embargo, cuando fueron conociéndose las irregularidades el caso se giró.
Los abogados empezaron a sospechar que en el registro se habían hallado pruebas sobre el desvío de fondos de la entidad y pagos en metálico y que la fiscalía tenía bien amarrado el asunto.
Fue a primeros de septiembre cuando Molins se puso frente al ordenador para escribir la confesión de su cliente. A Millet le costó aceptarla, al igual que su dimisión de la entidad cultural.
Esa confesión y el depósito de 1,8 millones de euros –entre Millet y Montull– para cubrir responsabilidades económicas (reparar el perjuicio causado al Palau) han pesado a la hora de que el juez decidiera no encarcelar a los dos imputados, a pesar de la petición de las acusaciones. También les ha facilitado el trabajo que el juez no citara a sus clientes hasta 88 días después del registro.
J. G. ALBALAT. El Periódico.

Catalunya, feudo de un banquero.

Siete consejeros de Pujol -Lluis Prenafeta, que no tenía rango de conseller, Josep Miró i Ardèvol, Josep Maria Cullell, Jaume Roma, Macià Alavedra, Xavier Alegre, e Ignasi Farreres- han tenido que dejar el Govern a causa de escándalos políticos; y uno, el fallecido Jordi Planasdemunt, que fue conseller de Economía entre 1982 y 1983, fué condenado por los tribunales. Los delitos por los que se le condenó los cometió como director general del Instituto Catalán de Finanzas, entre 1988 y 1991, (mientras Joaquim Molins era conseller de Obres Pùbliques). El ex consejero fue considerado uno de los principales impulsores de lo que se conoció como el caso BFP, una trama de pagarés falsos cuyo juez instructor fue Lluís Pascual Estevill, otro de los hombres de confianza de Pujol que acabó entre rejas.

Pero la coraza de Jordi Pujol para evitar que los escándalos le afectaran ha sido ejemplar. El ex president se vacunó contra las acusaciones de corrupción con el estallido del caso Banca Catalana. El banco, que había sido fundado por el propio Jordi Pujol con el apoyo de su familia en 1959, quebró de forma espectacular en 1982, cuando él llevaba apenas dos años como presidente de la Generalitat.
El hundimiento de Banca Catalana no afectó electoralmente a Pujol que, el 29 de abril de 1984, iba a obtener una aplastante mayoría absoluta, (pues el pacto con los Martín Villa condujo a una concentración inaudita del voto reaccionario, sumado al de la ERC del premiado Heribert Barrera, al de CiU, dándole el gobierno ante el pasmo general. Hasta que, años después, un informe secreto de Martí Gómez, de La Vanguardia, destapó los cambalaches: Ningún gran media se hizo eco de ello, ni la que lo había pagado. ¡Pujol era tranquilamente intocable! Carles.)

El 19 de mayo de 1984, la Fiscalía filtró que iba a presentar una querella contra 25 ex directivos de Banca Catalana por apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. Los fiscales Carlos Jiménez Villarejo y José María Mena incluyeron a Pujol entre los 25 querellados, a pesar de que, seis meses antes, el presidente del Gobierno, Felipe González, había ofrecido garantías a Pujol de que no se vería incluido entre los querellados por los fiscales. ¡!

La escasa oportunidad política de la fecha elegida por los fiscales para la presentación de la querella permitió a Pujol presentarse como una víctima de la persecución de los socialistas, incapaces de digerir que habían sido nuevamente derrotados por él. El aparato de medios de comunicación de la Generalitat, construido por el secretario general de Presidencia, Lluís Prenafeta, se puso al servicio del president para identificar a Pujol con Cataluña. Cualquier ataque a Pujol era una agresión contra Cataluña. Finalmente sería exonerado en noviembre de 1986.
(Durante todo el gobierno de Pujol la consellería más dilapidadora no era Sanidad ni Educación sino ¡Prensa y Propaganda! Carles)

Pero la brecha abierta con los socialistas no se cerraría jamás. Pujol se sintió entonces legitimado para seguir utilizando los métodos, en el mejor de los casos heterodoxos, que había empleado durante la clandestinidad en la lucha antifranquista, a pesar de su condición de presidente de la Generalitat. Y lo iba a hacer recién archivadas las actuaciones contra él por el caso Banca Catalana.

JUGADORES DE VENTAJA

En 1986, la Generalitat otorgó la concesión administrativa de las loterías públicas catalanas a Luditec, un consorcio en el que intervenían oscuras compañías internacionales y liderado por Artur Suqué, patrón de Inverama-Casinos de Catalunya, compañero de pupitre de Jordi Pujol en la Deutsche Schule de Barcelona. Cuatro años después, muchos encontraron una explicación a la adjudicación en el caso Casinos.

La fuga del director financiero de Inverama-Casinos de Cataluña, Jaime Sentís, con 127 millones de pesetas de la caja de la compañía de Suqué, puso al descubierto el primer caso de financiación ilegal de partidos de España. Diversas compañías del entorno de Convergència emitían facturas falsas para justificar la entrega de hasta 1.000 millones de pesetas que el partido dedicaba a financiar su aparato de medios de comunicación.

Tras siete años de investigaciones, el juez Ramon Gomis archivó el caso en un auto en el que certificaba que Casinos había financiado a CDC, pero que los hechos no constituían delito. En ese caso, Pujol tuvo la gran suerte de que meses después estallaran los casos Filesa y Naseiro y el escándalo quedara diluido.

Pero 1990, se iba a saldar con una importante pérdida para Pujol. En julio de ese año, el secretario general de Presidencia, Lluís Prenafeta, dimite tras ser objeto de una querella de un grupo de pequeños accionistas de la compañía Iberia de Seguros y del fiscal jefe de Cataluña, Carlos Jiménez Villarejo, por haber incurrido en incompatibilidades al mantenerse en el Consejo de Administración de la aseguradora mientras ejercía su cargo en el Govern.

Las actuaciones serían archivadas un año después por el juez Lluís Pascual Estevill, mientras Prenafeta se embarcaba en la promoción del diario nacionalista El Observador, junto al abogado Juan Piqué Vidal, que contaba con la financiación aparentemente inagotable de Javier de la Rosa.

Apenas un año más tarde, la Fiscalía de Cataluña abrió una investigación sobre los avales concedidos entre 1981 y 1986 por la Comisión de Ayudas a la Reconversión Industrial de Cataluña (CARIC). El fiscal jefe, Carlos Jiménez Villarejo, intentó proceder contra varios consejeros o ex consejeros de Pujol: Macià Alavedra, Antoni Subirà, Josep María Cullell, Josep Manuel Basáñez, Vicenç Oller y Joan Hortalà. Subirà, primo político de Pujol y consejero de Industria en aquel momento, había sido uno de los principales beneficiarios de las ayudas cuando se dedicaba al sector privado. Finalmente, el fiscal general del Estado, Eligio Hernández, obligó a Villarejo a archivar las actuaciones, a pesar de reconocer que el asunto desprendía un «aroma de corrupción».

El año olímpico, aún reservaba más desgracias a Pujol. En septiembre de 1992, el ex consejero de Economía Jordi Planasdemunt, que en aquel momento era director del Instituto Catalán de Finanzas, era detenido por organizar una monumental estafa con pagarés falsos de grandes empresas. Planasdemunt murió tras cumplir condena en la prisión.

EMPRESARIO MODELO

Pero la que parecía que iba a ser la némesis definitiva de Pujol llegaría en 1994. Tras un año de apoyo parlamentario al último Gobierno de Felipe González, asediado por las acusaciones de crímenes de Estado y de corrupción generalizada, a Pujol le estalló en la cara el caso De la Rosa. El 18 de octubre de 1994, Javier de la Rosa ingresa en prisión por la descapitalización de Grand Tibidabo, el consorcio que se había hecho cargo de la construcción de lo que hoy es Port Aventura. De la Rosa había sido defendido en repetidas ocasiones por Jordi Pujol como «empresario modelo».

Un caso que iba a abrir la peor legislatura de Pujol en cuanto a casos de corrupción. Porque, apenas un mes después, en noviembre, el consejero de Obras Públicas, Josep Maria Cullell, se vio obligado a dimitir después de que EL MUNDO publicara el contenido de unas grabaciones telefónicas en las que Cullell presionaba a un alcalde para que el Ayuntamiento comprara unos terrenos a su cuñado.
Cullell sería exonerado por el Parlament y la Justicia nunca pudo proceder contra él.
El hombre elegido para sustituir a Cullell, Jaume Roma, tiene que dimitir después de que trascienda que una constructora a la que adjudicó innumerables obras cuando era director del Instituto Catalán de Salud le construyó una casa por debajo del precio de mercado.
Los jueces tuvieron que archivar las actuaciones porque no pudieron probar que hubiera trato de favor. Roma fue sustituido en el cargo por Artur Mas.

EL 'CASO ESTEVILL'

En las elecciones autonómicas de 1995, sin embargo, Pujol sólo perdió la mayoría absoluta. Su penúltima legislatura también estaría plagada de escándalos.
El 13 de febrero de 1997, Lluís Pascual Estevill, ex vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta de CiU, ingresa en prisión acusado de extorsionar a empresarios con la amenaza de encarcelarles si no cedían a sus pretensiones económicas y por aceptar sobornos.
Su cómplice, Juan Piqué Vidal, abogado de Pujol en el caso Banca Catalana y socio de Prenafeta queda en libertad bajo fianza -en enero de este año Estevill fue condenado a nueve años de prisión y Piqué a seis-.
En julio de 1997, el superconsejero de Economía de la Generalitat, Macià Alavedra, dimite tras conocerse que había intervenido en reuniones entre Pascual Estevill y las víctimas de sus extorsiones.

Ese mismo año, estallan los casos que afectan a Unió Democràtica de Catalunya, de Durán Lleida. Las consejerías controladas por esta formación desviaban dinero (en el caso Pallerols fondos europeos para la formación de parados) a dirigentes del partido encabezados por Josep Sánchez Llibre. El caso se acabaría cobrando la cabeza del presidente del partido, Ignasi Farreres.

En 1999, Pujol ganó, por la mínima y contra Pasqual Maragall, sus últimas elecciones. El president dejó en manos de colaboradores próximos a sus hijos la gestión para que pudieran aupar a Artur Mas en la carrera por la sucesión. No les fue mejor. En 2003, el secretario de Comunicación de la Generalitat, David Magí, un hombre próximo a Jordi y Oriol Pujol Ferrusola, dimitió por falsear los resultados de las encuestas oficiales de la Generalitat para beneficiar a Artur Mas.
Joaquim Molins i Amat (Barcelona, 1945) es un político y empresario español de orientación nacionalista catalán.

Miembro de la burguesía catalana, se licenció como ingeniero industrial y posteriormente cursó un máster en Economía y Dirección de Empresas por el IESE.
En 1976 fue uno de los fundadores y secretario general de Centre Català, un partido centrista y catalanista con el que se presentó a las elecciones generales en la candidatura de la coalición Unió del Centre i la Democràcia Cristiana de Catalunya, que formaban su partido y el democristiano Unió Democràtica de Catalunya, sin conseguir el escaño.
En 1978 marchó a la Unió del Centre de Catalunya, la cual fue uno de los componentes de la coalición Centristes de Catalunya-UCD, en cuyas listas por Barcelona obtuvo un escaño en el Congreso de los Diputados en las elecciones generales de 1979.

En 1981, en medio del derrumbe de la UCD, se desvinculó de Centristes de Catalunya-UCD (convertida en 1979 en partido político autónomo y federado con la UCD en Cataluña) y con otros militantes del partido ingresó en Convergència Democràtica de Catalunya, con la que fue elegido de nuevo diputado en 1982.
Sin embargo, Molins fue elegido también diputado por CiU en el Parlamento de Cataluña en las elecciones de 1984, por lo que pasó a dedicarse fundamentalmente a la política catalana (aún sin renunciar a su escaño en Madrid).
Tras el fin de la III Legislatura de las Cortes Españolas, Molins fue nombrado por Jordi Pujol conseller de comercio y turismo (1986-1988) y, más tarde, de política territorial y obras públicas (1988-1993), puesto desde el que dirigió el Plan Director para la Gestión de los Residuos Industriales en Cataluña, más conocido como Plan de Residuos, proyecto que, a partir de un estudio técnico, ubicaba en el territorio catalán las infraestructuras necesarias por gestionar los residuos que generaba la industria de la comunidad autónoma. Este plan fue muy criticado y tuvo que ser retirado y consensuado en el Parlamento de Cataluña a finales del 1990.

En 1993 volvió a la política nacional, al ser elegido nuevamente diputado y en 1995 sustituyó a Miquel Roca como portavoz del grupo catalán en el Congreso, puesto desde el que participó en la negociación del apoyo de CiU a la investidura de José María Aznar como presidente del gobierno, tras las elecciones de 1996 (el conocido como pacto del Majestic).
En 1999 dejó el cargo de portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados para presentarse como candidato a la alcaldía de Barcelona en las elecciones municipales de junio de 1999. En ellas fue derrotado por el candidato socialista, Joan Clos, pasando a ejercer como jefe del grupo municipal de CiU.
En marzo de 2001 dimitió de su cargo en el ayuntamiento y se retiró de la vida política.
De Izquierda Liberal. (¡!).

Molins i Amat, Joaquím
Diputado por Barcelona.
Grupo Parlamentario Catalán (Convergència i Unió)
Ficha personal
* Diputado de la I , II y V legislaturas.
* Diputado en las Legislaturas I, II y V. Casado. Cinco hijos. Ingeniero Industrial. Master por el IESE.
Miembro del CE desde 1981 y del Secretariado Permanente de CDC desde 1990. Consejero de Comercio, Consumo y Turismo 1986-88 y de Política Territorial y Obras Públicas 1988-93 de la Generalitat.
Diputado en el Parlamento de Cataluña 1988-93.
Portavoz de CiU desde 1995.

De Le Monde:
"Per gran sorpresa de molts observadors, les diferències (entre el PP d'Aznar i nacionalistes) van ser poc a poc atenuades, les posicions més allunyades estaben més a prop, i un acord va estar finalment conclós el maig passat. Aixó ha estat possible gràcies, en particular, a la presència dins de formacions nacionalistes de membres influents de l'Opus Dei. Aquestes inclouen, per exemple, al Sr Lluís Alegre, Conseller de Turisme de la Generalitat de Catalunya, o la Sra Concepció Ferrer, Eurodiputada i ex-presidenta de Unió Democràtica de Catalunya.

Joaquim Molins ha exercit igualment un lloc clau en la negociació entre el PP i els nacionalistes: és part d'una dinastia d'industrials del sector del ciment, molt lligada al Opus i a un dels seus principals dirigents, l'ex ministre de Franco, Laureano López Rodó.

Altres personalitats nacionalistes tenen vincles amb l'Opus Dei, com Francisco Gilet, ex diputat de les Balears i el braç dret del Sr Gabriel Cañelles, deposat de la Presidència del Govern de les Balears per corrupció en els negocis de Calvià i Sóller; Víctor Maeztu, líder de la Confederació Democrática de Navarra (CDN), i altres dirigents polítics del Partido Nacionalista Vasco (PNV) i la Unión del Pueblo Navarro (UPN), sense oblidar Rafael Larreina, vicesecretari general del partit basc Eusko Alkartasuna (EA).

Dins (del Opus) es troben els líders nacionals del PP, de qui la relació amb l'Opus Dei és destacable i pública, a més de la Sra Isabel Tocino i Loyola de Palacio, Federico Trillo i José Manuel Romay, Juan Luis de la Vallina, Andrés Ollero i Juan-Ramón Calero.
Tenen també vinculs amb l'Opus Dei: Ana Mato, Juan José Lucas, Miguel Ángel Cortés i José Maria Michavila, aquest últim, molt proper a Federico Trillo.

Después de la importante victoria política que constituye esta alianza PP-Nacionalistes, el Opus desea acabar su resurrección política; necesita, por eso, enormes medios financieros. Esta es la razón por la que conduce actualmente una ofensiva de gran envergadura en dirección al sector bancario".
Le Monde diplomatique. Por Jesus Ynfante.
Trad. Carles Acózar.
Cementos Molins

Cementos Molins Industrial, S.A. comença la seva activitat l'any 1997, però algunes de les instal·lacions ja eren actives abans fins i tot de la fundació de Ciments Molins, el 1928.

Ja a mitjans segle XIX la família Molins explotava diversos forns de calç i ciments naturals a la zona de Pallejà. Més endavant també ho va fer a Vallirana i Campins. El 1919 adquireix una parcel·la de terreny a Sant Vicenç dels Horts, on hi instal·len dos forns semblants als que s'explotaven a Pallejà i Vallirana, que van esdevenir el nucli incipient de l'actual fàbrica de ciment.

Amb la constitució de Ciments Molins l'any 1928 s'inicia la fabricació de ciment fos, un ciment nou a Espanya, avui anomenat «d'aluminat de calci». Per això es posa en marxa, a la fàbrica de Sant Vicenç, un forn de reverber l'any 1929 i, un any després, un segon forn.
Des d'aleshores, el nou producte es ven a tota Espanya i fins i tot, ja des dels anys 30, s'exporta a països com el Marroc, Turquia i l'Argentina.

Accionistas de Cementos Molins:
Lafarge SA Francia 40%
Molins (familia) España

PRESIDENT
CASIMIRO MOLINS RIBOT

VICEPRESIDENT 1º I CONSELLER DELEGAT
JUAN MOLINS AMAT

VICEPRESIDENT 2º CARTERA DE INVERSIONS
(Joaquim Mª Molins Gil)

VOCALS
JOAQUIN Mª MOLINS LOPEZ-RODO
MIGUEL DEL CAMPO RODRIGUEZ
JOAQUIM MOLINS AMAT
JOSE ANTONIO PUJANTE CONESA
EMILIO GUTIERREZ FERNANDEZ DE LIENCRES
NOUMEA S.A. (Pau Molins Amat)
ANA Mª MOLINS LOPEZ-RODO
FORO FAMILIAR MOLINS S.L. (Santiago Molins Amat)
INVERSORA PEDRALBES S.A. (Mª Regina Molins López-Rodó)

Empreses del Grup
Ciments Molins Industrial
PROMSA - Hormigón, áridos y mortero. 40 plantas y 400 trabajadores.
PRECON - Prefabricados de hormigón. 11 fábricas en España.
PROPAMSA - Las marcas PAM, Borada, Vat y Revat - 4 fábricas en Barcelona, Madrid, Sevilla y Pontevedra.
Cementos Avellaneda - Desde 1980, 2 fábricas de cemento en Argentina y cinco de hormigón.
Cementos Artigas - Desde 1991, en Uruguay. 2 fábricas y cuatro plantas de hormigón.
Corporación Moctezuma - Desde 1988, holding mexicano con 3 fábricas de cemento y 25 plantas de su filial comercializadora Latinoamericana de Concretos S.A.
Surma Cement - Con el grupo Lafargue controlan el 60% en Bangla Desh.
Empreses Participades: Escofet, fabrica y proyecta elementos de arquitectura y Portcemen, S.A., creada en 1971, en el puerto de Barcelona.
Sotacib, de Túnez. Molins compró el 65% de la participación al Grupo Prasa por 86 millones de euros:

2 de enero, 2008: Cementos Molins ha adquirido al Grupo Prasa el 65% de la cementera tunecina Sotacib por 86 millones de euros, informó la compañía en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
La empresa tunecina tiene una capacidad anual de producción de 350.000 T. de cemento blanco en su fábrica situada en Feriana y exporta parte de su producción a Argelia, Libia y Francia.
Además, Cementos Molins informa de que Sotacib está construyendo una segunda línea que permitirá doblar la producción a partir del primer trimestre de 2009.
Asimismo, Sotacib cuenta con un proyecto y las autorizaciones necesarias para la construcción, en la región de Kairouan, de una fábrica de cemento gris con una capacidad de producción de un millón de toneladas cuya puesta en marcha está prevista para mediados delaño 2010.

Joaquim Molins i Amat
Barcelona, 1945

Polític i empresari. Enginyer industrial i destacat portaveu de la burgesia neoliberal i europeista del Principat, el 1976 ocupà la secretaria general de Centre Català i després (1978) la de Unió del Centre de Catalunya, i fou elegit diputat a Madrid per la coalició centrista el 1979.
Més tard, però, es desvinculà d'UCD i, amb un sector del seu partit, ingressà (1981) a Convergència Democràtica de Catalunya i fou elegit de nou diputat el 1982. Conseller de comerç i turisme (1986-88) i de política territorial i obres públiques (1988-93), fou diputat al Congrés de Diputats des del 1993 i, el 1995, hi substituí Miquel Roca com a portaveu del grup català, càrrec des del qual encapçalà la negociació del suport de CiU al govern del Partido Popular presidit per J.M. Aznar.
El 1999 cessà com a portaveu de CiU al Congrés dels Diputats per a presentar-se com a candidat a l'alcaldia de Barcelona en les eleccions del juny del 1999. En no aconseguir l'alcaldia, exercí com a cap del grup municipal de CiU. El 2001 dimití el seu càrrec a l'ajuntament i anuncià la seva retirada de la política.

http://www.cemolins.es/portal/page?_pageid=353,41510,353_63006&_dad=portal&_schema=PORTAL

En francés sobre l'Opus Dei de Le Monde:
http://www.prevensectes.com/opus3.htm

http://www.prevensectes.com/opus6.htm

http://www.prevensectes.com/opusdei.htm

Etiquetes de comentaris:



Archivo