El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

A(H1N1): Conspiració, terror i negoci


En 1977, el virus A(H1N1) causante de la pandemia de gripe de 1917, creado a partir de un virus aviar en el Instituto Tecnológico de Massachusets (Boston) e introducido por las tropas americanas que se incorporaron al conflicto, fue recuperado por científicos americanos de un cadáver de mujer inuit (Inuit: Persona, ser humano; esquimal: "come crudo").

Ese virus reapareció poco después, provocando una epidemia más letal que las anteriores de los años precedentes, y acostumbrándonos después a la vacunación general y habitual entre los "grupos de riesgo", cada vez más amplios según las ventas y comisiones de los laboratorios y sus médicos a sueldo lo permiten.

El negocio de las vacunas crece, como el de los seguros, proporcionalmente a la capacidad adquisitiva de la población. Su crecimiento repercute directamente en el encarecimiento de los fármacos y de la propia asistencia médica.
La privada tiene el límite en las rentas del cliente y su capacidad de crédito. La pública tiene el límite en el presupuesto y su capacidad de endeudamiento.

El neofascismo o neoliberalismo económico propone la privatización de los servicios, mientras que el cambio de sillas de los gobernantes (Ver Monsanto en C33), con un culo en los negocios privados y otro en lo público, impune, legal y descaradamente, nos ha llevado adonde estamos: Una sociedad en quiebra financiera porque los capitales, las tierras y las materias primas se reparten entre las mismas manos: la plutocracia financiera, la mayor parte de la cual está formada por jefes de estado perennes, desde hace siglos, mucho antes de la revolución de 1789, o de las masacres de moriscos de 1568 y 1623, o la de comuneros castellanos de 1521... ¡Roma es tan vieja como corrupta y sus hijos incontables!

Es de suponer que conocen el post de Àngels Martínez Castells y el video de la doctora sor Teresa Forcades sobre las escandalosas irregularidades detectadas en el tema de la gripe A, alcanzando a la propia Margaret Chan, cabeza dedignada por los laboratorios en la OMS de Ginebra. Para los que aún no estén al corriente, imprescindible:

http://angelsmcastells.nireblog.com/post/2009/10/14/miguel-jara-teresa-forcades-y-el-laboratorio-baxter

Ya publicamos en Mayo, en La Casa Europa, las declaraciones de Leonid Ivashov exjefe de Cooperación Internacional en el Ministerio ruso de Defensa, afirmando con rotundidad que "el virus AH1N1 ha sido creado artificialmente para disminuir la población global":

El coronel general Leonid Ivashov, conocido experto ruso en cuestiones geopolíticas, sostiene que el virus AH1N1 fue creado artificialmente para disminuir la población global.
"El hincapié en el problema nuclear no es más que un intento de desviar la atención pública de las epidemias, que constituyen la mayor amenaza", declaró Ivashov.
"Todas las epidemias contemporáneas salieron de laboratorios. Así, los médicos castrenses (militares) tienen una fórmula de la neumonía atípica (la recuperada de la mujer inuit en permafrost por los EE.UU. en 1977), a partir de la cual generaron sus virus", manifestó el general al agregar que "la gripe aviar también es de origen artificial".

"El servicio de Inteligencia estadounidense estima que tres mil millones (3.000.000.000) de personas "sobrarán" para 2015, es decir, viviremos en un mundo superpoblado".
"La llamada movilización de diversos virus capaces de causar muertes en masa es una estrategia global encaminada a reducir la población de la Tierra", dijo Ivashov, quien fue en el pasado jefe de Cooperación Internacional en el Ministerio ruso de Defensa.

Y sabemos, por la doctora sor Teresa Forcades y la admisión del hecho por los laboratorios yanquis Baxter, que se intentó una epidemia masiva de mortandad apocalíptica por el método de crear falsas vacunas infectadas de virus de gripe aviar mezclado con el de la porcina, sumando lo letal de la aviar a lo contagiosa de la porcina y afectando súbitamente y exponencialmente a toda la población, comenzando precisamente por los grupos de riesgo vacunados: ¡sanitarios y policía!

El paso siguiente, con los servicios de protección civil desaparecidos o colapsados sus restos, sería la militarización total y toque de queda "para evitar contagios masivos y desórdenes públicos": el estado de excepción global. Prohibido salir del barrio sin permiso expreso, cierre de escuelas y guarderías, problemas de abastecimiento alimenticio, mercado negro de primera necesidad y de medicamentos, inflación galopante...
Si creen que exagero, Vds. mismos juzguen lo que sigue.


Lean, s.v.p., este post de un inglés "Fabius Maximus", apodo de egregio republicano tan honrado como leal, con información militar y estratégica muy interesante en su blog, sobre los cambios en la ley de Salud propuestos para la pandemia en la Gran Bretaña y la respuesta del Consejo Nacional para las Libertades Civiles:
English version: http://fabiusmaximus.wordpress.com/2009/10/15/flu-2,

Resposta del Consell Nacional per a les Llibertats Civils al Departament britànic de Salut sobre els canvis proposats a la Llei de Salut Mental de 1983, relativa a la Grip Pandémica, octubre 2009 -

Extracte: (I) La finalitat de la consulta és garantir que la MHA encara pot funcionar eficaçment si el nombre de professionals de la medicina de personal es redueix a través de la malaltia durant la pandèmia de la grip porcina.

(II) En particular, la consulta es proposa:
- La reducció de dos a un en el nombre de metges necessaris per aprovar la detenció i el tractament involuntaris forçats d'una persona, eliminant la necessitat d'un metge de segona opinió abans que una persona sigui obligatòriament medicada.

(II) En particular, la consulta propone: - La reducción de dos a uno en el número de doctores requeridos para aprobar la detención involuntaria y el tratamiento forzado de una persona, eliminando la necesidad de un médico de segunda opinión antes que una persona sea MEDICADA OBLIGATORIAMENTE).

- Pel que fa a les persones detingudes, que estan involucrats en un procés penal, es proposa la suspensió dels terminis pel qual una persona és admesa a l'hospital després d'una ordre judicial o remès a un hospital, etc. (propostes de modificació de més de nou seccions).
- Permet a persones que no tenen proves formals de competència o la finalització de la formació per a ser aprovat com els que poden aplicar certes ordres en el marc del MHA.

(III.) Si bé entenem les preocupacions molt reals del Departament de Salut sobre l'impacte que una pandèmia podria tenir en els nostres hospitals, i la gravetat potencial de futurs brots de la grip porcina, no creiem que aquestes propostes hagin estat degudament considerades.

Es podria dir que els serveis penitenciaris, els serveis de policia, serveis d'immigració, centres de presó preventiva, etc., tots es veurien afectats, però pel que coneixem les propostes de canvi no s'han fet en el respecte d'aquests serveis...

(IV.) És important reconèixer la intrusió de les facultats contingudes en el MHA. Privant a una persona de la seva llibertat i obligant-la a sotmetre's a tractament mèdic conculquen de manera significativa els drets humans d'una persona...

(V.) Ens preocupa que aquest corrent i aparentment mal pensament a través de la mesura proposada tindrà conseqüències a llarg termini que sobreviurà a qualsevol pandèmia de grip porcina. L'ús d'aquesta "urgència" a les mesures estableix un precedent preocupant quan s'associa a l'escassetat de personal de l'NHS.
Trad. Carles Acózar.

Mapa actualizado de la gripe porcina y su extensión mundial

En el sitio web de la OMS (who.int/csr/disease/swineflu/faq/es), se aclaraba en mayo que: «No hay ninguna vacuna para evitar que el actual virus de la gripe porcina A(H1N1) cause la enfermedad en el ser humano. No se sabe si las actuales vacunas estacionales confieren algún grado de protección. Los virus gripales cambian muy rápidamente».
Y se agregaba, un poco ambiguamente que: «En algunos países se dispone de antivíricos contra la gripe estacional, y esos medicamentos permiten prevenir y tratar eficazmente la enfermedad. Hay dos tipos de fármacos: los adamantanos (amantadina y rimantadina) y los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir y zanamivir)».
Un poco más adelante figuraba esta frase, que no ofrece dudas: «NO SE DISPONE DE INFORMACION SUFICIENTE PARA FORMULAR RECOMENDACION ALGUNA ACERCA DEL USO DE ANTIVIRICOS PARA LA PREVENCION Y EL TRATAMIENTO DE LA INFECCION POR EL VIRUS DE LA GRIPE PORCINA».

Pero sobre lo que no hay duda alguna acerca del Tamiflu, el gran negocio de Rumsfeld-Bush-Blair y CIA, es que su venta masiva aumenta enormemente las ganancias de los accionistas de Roche y de Gilead; en éstos últimos, Donald Rumsfeld era director de la firma. Ahora Rumsfeld y demás participan directamente en Roche..., ¿Rocke... Bildemberg?

Llama además la atención que no se hace pública información alguna sobre el tratamiento aplicado para curar a los primeros contaminados por el nuevo virus. ¿Se les administró Tamiflu, Relenza, antibióticos comunes, aspirinas o ningún medicamento? Tampoco se conocen informes médicos (autopsias, exámenes virológicos, bacteriológicos, etc) de los que fallecieron aparentemente a causa del nuevo virus.
Aunque en el mismo sitio web de la OMS (who.int/csr/disease/swineflu/faq/es) se dice (¿se confiesa?) que :
«La mayoría de los casos de gripe porcina notificados anteriormente corresponden a pacientes que se recuperaron plenamente de la enfermedad sin necesidad de atención médica y sin recibir antivíricos».

Según la revista Fortune de abril de 2003 entre las 500 empresas industriales estadounidenses más grandes, las de la industria farmacéutica aventajan de lejos a las demás en tres criterios de beneficios: 14,5% sobre el capital, o sea 6 veces la media de las 500 empresas, 17 % de beneficio neto sobre el volumen de negocios, esto es 5,5 veces la media de las 500 empresas y el beneficio de las acciones alcanza el 27,6%, 3 veces más que la media de las empresas citadas por Fortune.

El diario francés Le Monde del 31 de marzo de 2005 indicaba que Pfizer, el número uno mundial de la industria farmacéutica tiene 38.000 visitadores médicos en tres continentes y que en 2004 había gastado 16,9 mil millones de dólares en marketing, dos veces más que en investigación.
Un informe de setiembre de 2007 de la Inspección General de Asuntos Sanitarios (IGAS) de Francia , señala que los gastos de marketing de la industria farmacéutica en Francia representa el 12% de su volumen de negocios, más de tres cuartos en visitadores médicos (lo que representa 25000 euros por año y por médico visitado según el mismo Informe), y el resto en publicidad (13%) y en congresos (8,6%). Todo eso lo paga la Seguridad Social al rembolsar los medicamentos. Es decir el contribuyente.

Mucho se ha escrito últimamente, y con razón, acerca de los intereses económicos en juego en el combate contra la pandemia.
Se afirma que el Tamiflu, fabricado por Roche con la licencia de explotación que compró a Gilead Sciences, Inc (que recibe de Roche una participación en los beneficios en forma de regalía) es el medicamento apropiado para combatir la enfermedad producida por el virus llamado A H1 N1 (gripe porcina). Se habla menos del Relenza, medicamento producido por GlaxoSmithKline.
El Tamiflu (oseltamivir) y el Relenza (zanamivir), que existen antes de la aparición del nuevo virus no son, como es lógico, medicamentos específicos para combatirlo. Más aún, no pocos especialistas ponen en duda su eficacia para curar la gripe estacional o común, que se previene (relativamente) con la vacuna que se prepara cada año, tratando de anticipar la configuración del virus, que muta todos los años.
No obstante las serias dudas sobre su eficacia, la Organización Mundial de la Salud, que en agosto de 2005 recibió de "regalo" de Roche 3 millones de tratamientos (30 millones de dosis), cuando apareció la gripe aviar recomendó a todos los países acumular stocks de Tamiflu, que hasta entonces tenía poco éxito en el mercado.
Fue entonces cuando muchos gobiernos compraron y acumularon enormes cantidades de dosis, lo que provocó un espectacular aumento de las acciones de Roche y Gilead. Se estima que en el mundo hay desde entonces un stock de 220 millones de dosis. Francia, por ejemplo, tiene guardadas 30 millones de dosis desde 2005, en Estados Unidos en julio 2005 el Pentágono compró reservas de Tamiflu por 58 millones de dólares. En ese momento Donald Rumsfeld, accionista de Gilead, era aún secretario de defensa de EE.UU.
Alemania compró en junio de 2005 el mismo medicamento por 150 millones de euros y México anunció en octubre 2005 que le compraría a Roche algo más de 400 millones de pesos de Tamiflu. Así fue como en los nueve primeros meses de 2005 las ventas de Tamiflu aumentaron en un 263% por un total de 554 millones de euros.
La mayor parte de esos stocks de Tamiflu acumulado no se ha utilizado porque la gripe aviar se transmitió muy limitadamente a los seres humanos y sólo en ciertas regiones del mundo. Esas reservas de Tamiflu acumuladas van perdiendo su eficacia terapéutica con el transcurso del tiempo, hasta caducar.
Ahora, como una bendición del cielo para los laboratorios, apareció la gripe porcina. Y la Organización Mundial de la Salud volvió a recomendar en abril último a los Gobiernos que acumularan stocks de Tamiflu y otros antivirales. Y las acciones de Roche y de Gilead comenzaron nuevamente a subir (4 y 3 por ciento respectivamente a fin de abril).

Sin embargo, el 12 de mayo la Organización Mundial de la Salud, por intermedio de una de sus especialistas, declaró que teme que el virus de la gripe porcina se haga resistente a los antivirales, al combinarse con la cepa de la gripe tradicional en el hemisferio sur.
"Estamos enfrentando el riesgo de resistencia del virus", explicó Nikki Shindo. La profesional subrayó que el año pasado la gripe estacional había mostrado "signos de resistencia al oseltamivir". Es decir al Tamiflu, el antigripal recomendado por la OMS para combatir el nuevo virus.
De modo que ya en mayo la OMS se sumaba a los muchos que ponían en duda la eficacia curativa del Tamiflu.
Geneviève Cardinal et Bartha Maria Knoppers, profesoras investigadoras en la Universidad de Montreal. http://infodoc.inserm.fr/inserm/ethique.nsf).

Ignacio Ramonet, en Le Monde, destapaba en esas fechas la relación entre las granjas porcinas de Smithfield Foods (suministradora de Mc Donald's y Subway, en España posee el 24% de Campofrío), el abuso de vacunas y antibióticos, sus métodos alimenticios transgénicos y su falta de higiene y control, como fuente provocadora de nuevos virus:

"Aunque la empresa Smithfield Foods niega cualquier relación entre sus instalaciones y la aparición de un foco de nueva gripe a las puertas de sus granjas (3), un informe reciente de GRAIN (4) parece confirmarlo. Los expertos de esta organización no gubernamental alertan de que el aumento en gran escala de zahúrdas industriales ha creado las condiciones perfectas para el surgimiento y dispersión de nuevas formas de gripe altamente virulentas. Tales criaderos constituyen bombas de relojería listas para desencadenar epidemias mundiales. Ya en 2006, unos investigadores del Instituto Nacional de Salud (NIH) de Estados Unidos habían declarado: "La alta concentración de enormes cantidades de animales apretujados en muy poco espacio facilita la rápida transmisión y mezcla de los virus" (5).

Tres años antes, en marzo de 2003, la revista Science (6) había advertido de que la gripe porcina estaba evolucionando en fase rápida a causa del aumento del tamaño de los criaderos industriales y del uso generalizado de antibióticos y vacunas. Los virólogos alertaban precisamente a México y a Estados Unidos del peligroso coctel vírico que estaba por venir. Afirmaban lo siguiente: "Parece que después de años de estabilidad, el virus de la gripe porcina de América del Norte se halla en una fase de rápida evolución y cada año produce nuevas variantes".

Achacaban la fulgurante mutación de los virus a dos causas: el hacinamiento en criaderos insalubres de un número cada vez mayor de cerdos; y la práctica de vacunar a las hembras ya que la vacuna actúa seleccionando nuevos virus mutantes. Esos dos factores, avisaban los expertos, "aumentan la probabilidad de que emerja un nuevo virus transmisible entre humanos". Luego, el virus se disemina de modo imparable.

En ese mismo artículo, el Dr. Christopher Olsen, virólogo molecular en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Wisconsin, en Madison, hasta se atrevió a profetizar: "Ahora debemos buscar en México, la granja donde va a aparecer la próxima pandemia".

Aunque la OMS, en sus últimos comunicados, no haya confirmado que el brote tuvo ahí su origen, todo indica que el infierno de la actual epidemia empezó en La Gloria, a escasa distancia de los criaderos de cerdos de la empresa Smithfield, una de las mayores empresas agroalimentarias del planeta y el número uno mundial de la carne de cerdo. Su sede se encuentra en la ciudad de Smithfield, Virginia; y posee filiales en nueve países a través del mundo.
En España, Smithfield Foods controla el 24% del capital de Campofrío, líder español de la producción de carne de cerdo. Campofrío se fusionó, en junio de 2008, con la filial europea Smithfield Holdings del gigante norteamericano para formar una nueva empresa Group Campofrío.

Con una cifra de negocios de casi 12.000 millones de dólares, Smithfield Foods es la tercera compañía estadounidense más poderosa en la producción de alimentos, después de Archer Daniels Midland y de Tyson Foods. En 2008, ocupó el lugar número 222 entre las 500 firmas más importantes del mundo, según la revista Fortune. Pero esta compañía, que abastece a las cadenas de comida rápida McDonald's y Subway, ha sido frecuentemente acusada de contaminar agua, suelo y aire, y de no respetar los derechos de sus trabajadores. En su informe de 2005, Sangre, sudor y miedo. Derechos de los trabajadores en las plantas cárnicas y avícolas de Estados Unidos , la organización no gubernamental Human Rights Watch denunció duramente sus abusos. También fue multada, en 1997, con 12.300.000 dólares, por violar la Ley de Aguas Potables.

Para evitar esas acusaciones, Smithfield Foods trasladó parte de sus criaderos a países como México, Rumanía y Polonia, en los que las leyes en favor del medio ambiente son más laxas o inexistentes, y donde algunos políticos están más dispuestos a dejarse corromper. Mediante su filial Granjas Carroll, Smithfield se instaló en la remota zona rural mexicana de La Gloria en 1994, aprovechando el Acuerdo de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, y donde, gracias a la complicidad de políticos locales, no tiene que preocuparse de ser acusado de violar ley alguna sobre el medio ambiente.

En el interior de barracas con ventilación deficiente e iluminación constante para estimular su crecimiento, los cochinos viven encerrados en jaulas que impiden su movimiento. Son engordados hasta alcanzar unos 120 kilos. Los criaderos son verdaderas ciudades de cerdos, rodeadas de mares de excrementos y bazofias".
Ignacio Ramonet, Le Monde.

Y cómo lo ve ahora la OMS, al servicio de los laboratorios farmacéuticos y bajo el conocido slogan: Qui paga, mana?

Organización Mundial de la Salud - 25 DE SEPTIEMBRE DE 2009. GINEBRA.

La experiencia internacional cada vez mayor que se va adquiriendo con el tratamiento de las infecciones por el virus gripal H1N1 pandémico pone de relieve la importancia del tratamiento en etapa temprana con los antivíricos oseltamivir y zanamivir. El tratamiento temprano resulta especialmente importante para los pacientes que presentan un riesgo mayor de sufrir complicaciones, los que desde el comienzo padecen una gripe grave o aquellos cuyo cuadro clínico empeora.

La experiencia de los médicos, en particular los que han tratado casos de gripe pandémica grave, y de las autoridades nacionales indica que la pronta administración de estos medicamentos en cuanto aparecen los síntomas disminuye el riesgo de complicaciones y puede también mejorar el pronóstico de los casos graves.

(La suma de los dos supuestos infiere que, a los primeros síntomas -sin análisis previo ni certeza alguna pues- se trate con la píldora Rumsfeld, previniendo así los casos más graves, pero extendiendo su uso no sólo a los grupos de riesgo, como se aconseja previa y contradictoriamente, sino a todos los afectados. Ello, como se verá más tarde, contradice además los protocolos para evitar el excesivo tratamiento con "tamiful" y la fármacoresistencia de virus al pretendido antiviral yanqui. Carles).

Ello subraya aún más la necesidad de preservar la eficacia de estos fármacos procurando limitar al mínimo la aparición de la farmacorresistencia y sus consecuencias.

Situaciones que entrañan un riesgo elevado de que surja la farmacorresistencia

La OMS alienta a los médicos a que estén alerta frente a dos situaciones que entrañan un riesgo elevado de que surjan virus resistentes a oseltamivir.

El riesgo de farmacorresistencia se considera alto en los pacientes con inmunodepresión grave que padecen una gripe prolongada o que han sido tratados con oseltamivir (especialmente por un periodo dilatado) y no obstante presentan signos de que el virus se sigue multiplicando.

También se considera alto en personas que habiendo recibido el oseltamivir como «profilaxis posterior a la exposición», contraen la gripe a pesar de todo. (¡!)

En ambas situaciones clínicas, el personal asistencial debe estar muy atento a la posibilidad de que se haya producido farmacorresistencia. Hay que efectuar estudios de laboratorio para determinar la presencia de un virus resistente y, en caso afirmativo, implantar o reforzar las medidas de control de infecciones pertinentes para prevenir que se propague.

La OMS también recomienda que, cuando se detecte un virus resistente, se realicen estudios epidemiológicos para determinar si éste se ha seguido transmitiendo. Además, se debe fortalecer la vigilancia de la presencia de cepas de virus pandémico H1N1 resistente al oseltamivir en la comunidad.

En general, la OMS no recomienda que los antivíricos se utilicen con fines profilácticos. Si una persona ha estado expuesta y corre un riesgo mayor de contraer una gripe grave o complicada, lo más conveniente es vigilarla estrechamente para detectar los síntomas y, si estos aparecen, aplicar de inmediato el tratamiento temprano con antivíricos.

Por otra parte, la OMS recomienda también que no se utilice un antivírico determinado cuando se sabe o se considera muy probable que el virus causal sea resistente a ese fármaco. Por este motivo, el tratamiento con zanamivir es preferible en los pacientes que enferman a pesar de la profilaxis con oseltamivir.

Virus resistentes al oseltamivir

La actividad sistemática que lleva a cabo la Red Mundial de Vigilancia de la Gripe, con el apoyo de los centros colaboradores de la OMS y otros laboratorios, sigue detectando incidentes esporádicos de virus H1N1 pandémicos que presentan resistencia al oseltamivir. Hasta la fecha, se han detectado y caracterizado 28 virus resistentes en todo el mundo.[2]

Todos estos virus tienen la misma mutación H275Y que les confiere resistencia al oseltamivir, pero no al zanamivir. Por lo tanto, el zanamivir sigue siendo la opción para tratar a los enfermos infectados por un virus resistente al oseltamivir que presentan gripe grave o deterioro clínico.

Doce de los virus resistentes mencionados correspondieron a casos en que el oseltamivir se había utilizado como profilaxis posterior a la exposición. Seis guardaban relación con el uso de este antivírico para tratar a personas con inmunodepresión grave. Cuatro fueron aislados de pacientes que estaban recibiendo tratamiento con oseltamivir.

Hubo dos virus aislados de pacientes que no estaban recibiendo oseltamivir como tratamiento ni como profilaxis; aún no se ha ultimado su caracterización.

Por el momento, estas cifras son relativamente pequeñas. A nivel mundial, se han sometido a prueba más de 10 000 muestras clínicas (incluidos aislados) del virus H1N1 pandémico y todas han sido sensibles al oseltamivir.

Conclusiones provisionales

Los casos de infección por virus resistentes al oseltamivir siguen siendo esporádicos e infrecuentes, y no hay indicios de que virus H1N1 pandémicos resistentes al oseltamivir estén circulando en el mundo.

Hasta la fecha no se ha demostrado categóricamente que estos virus resistentes al oseltamivir se transmitan de una persona a otra. A pesar de todo, en algunas situaciones pudo haber ocurrido la transmisión local, pero sin propagación.

Con la salvedad de los pacientes inmunodeprimidos, lo característico es que las personas infectadas por un virus H1N1 pandémico resistente al oseltamivir padezcan una gripe sin complicaciones. No hay indicios de que los virus resistentes al oseltamivir estén causando una forma distinta o más grave de la gripe.

La aparición de virus resistentes al oseltamivir estaba prevista y es congruente con las observaciones de los ensayos clínicos iniciales. A medida que el uso de los antivíricos siga aumentando, sin duda aumentarán los informes de la aparición de farmacorresistencia. La OMS y su red de centros colaboradores están monitoreando estrechamente la situación y publicarán información y orientación en forma regular si las circunstancias lo requieren.

Estaba prevista la resistencia a los antivirales, como sabemos también que el abuso en la prescripción y consumo de antibióticos ha generado los V.I.H. del Síndrome de Inmuno -deficiencia, o que el canibalismo en la alimentación bovina condujo a la silenciada Encefalopatía Espongiforme Bovina, pero ¿tenemos nosotros dispuesta una resistencia contra una dictadura sanitaria preventiva que limite y derogue los derechos de reunión y manifestación, o que permita a un matasanos sin título, a sueldo de las corporaciones farmacéutico-militares gobernantes, dictaminar, sin análisis previos y certeza científica absoluta, que hemos de ser detenidos y vacunados por la fuerza?

Si quieren más o tienen dudas lean o relean de nuevo el post anterior, sobre lo mucho que nos quieren -también- los verdes aristocráticos, defensores de pájaros y buitres, como el príncipe Charles o los mesías Al Gore, Lovelock o Porrit...
Está claro que hay un plan, que viene de hace años, desarrollado por la derecha neocon mundial durante la última década, con el objetivo claro de imponer aquel famoso nuevo orden mundial de las camisas negras, en un mundo globalmente destruido por sus corporaciones y expoliado hacia sus paraísos fiscales. El "targed" estratégico está claro: el control absoluto con la excusa de la seguridad ante el terror colectivo y el enemigo (griego y hebreo: Satán: "enemigo") invisible e impredecible: Moisés y las plagas...

No se refunda nada, ni el capitalismo ni su única medicina garantizada, la nuestra.
Todo aparenta seguir igual, como la balsa de la Medusa donde el horror se hizo habitual, pero el rearme general, la falta de decisiones imprescindibles por los responsables y el tipo de medidas adoptadas con sus consecuencias ya visibles en la pérdida de libertades y de poder adquisitivo para las clases trabajadoras, aconsejan una movilización general urgente contra el programa propuesto por el Olimpo de los plutócratas, con un aviso muy claro e internacionalista:
Si alguien sobra, son ellos.
Carles Acózar.

http://lacasaeuropa.blogspot.com/2009/06/ah1n1-mucho-mas-que-una-gripe.html#5125727549266352946

http://lacasaeuropa.blogspot.com/2009/05/industria-farmaceutica-privada-y-salud.html#8480645729737438010

http://lacasaeuropa.blogspot.com/2009/05/ah1n1-creado-para-reducir-poblacion.html#8202610714470647698



Archivo