El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

Gripe y clasismo en la RFA


La vacuna contra la gripe porcina despierta gran polémica en Alemania.
A diferencia del ciudadano común, los funcionarios públicos alemanes recibirán una sustancia que causa menos efectos secundarios.

El Berliner Morgenpost, de la capital alemana:
"El Gobierno, los servidores públicos de los ministerios y los altos funcionarios federales recibirán un tratamiento preferencial. No les serán inoculadas las mismas sustancias con las cuales el ciudadano común y corriente se protegerá contra la gripe porcina. En vez de ello, recibirán una variante más ligera. Aparecen por ello quienes hablan ya de una ‘medicina clasista'. Sólo uno de cada cuatro alemanes había manifestado la intención de vacunarse contra esta enfermedad. Ahora se manda a los ciudadanos un mensaje adicional: la vacuna ‘normal' no es tan inocua, y por eso los altos funcionarios recibirán una menos activa. No es una señal que aliente a quienes estaban dudosos de dejarse aplicar la inyección”.


El Augsburger Allgemeine, de Augsburgo:
“El sistema alemán de salud padece enfermedades crónicas, para ventaja de quienes tiene suficientes recursos a su alcance. La campaña de vacunación que ha anunciado el Gobierno hace aparecer una variante nueva y más grotesca de la medicina clasista: en ella, los políticos ya no diferencian entre los asegurados por ley y los que tienen contratos con aseguradoras privadas. Se establece en cambio una división formal entre los poderosos y los que no lo son. Hablando en plata: la canciller, su gabinete, el ejército alemán y muchos funcionarios púbicos recibirán una versión de la vacuna más fácil de asimilar para el cuerpo. Al resto de la República le será inoculado un suero que contiene sustancias controvertidas”.

El Badische Zeitung, de Friburgo:
“Altos funcionarios recibirán una vacuna que no contiene mezclas controvertidas y que, por tanto, causará menos efectos secundarios como dolor de cabeza e inflamación. No podía haber peor publicidad para la vacuna. Muchos de quienes no se habían preocupado por tales efectos comenzarán ahora a hacerlo. También dudarán sobre si deben aplicarse o no una vacuna contra una pandemia que no aparece”.


En Hannover, el Neue Presse:
“¿Un pueblo como conejillo de indias? Después de todo, ya fueron ordenadas 50 millones de dosis de la controvertida sustancia y de alguna manera deben ser usadas. El gabinete federal tiene confianza suficiente en esta vacuna como para ofrecerla a la población. Dicha confianza, sin embargo, no llega tan lejos como para que el Gobierno aplique la sustancia a sus miembros. ¡La alta dirigencia del Estado debe atravesar en buenas condiciones la época de gripe! El único consuelo en todo ésto es que nadie está obligado a dejarse inyectar”.
Editor: Pablo Kummetz

¿Pandemrix, Celvapan o Foceteria?
Al Gobierno alemán se le acusa de haber adquirido contra la gripe A vacunas de primera y segunda clase. Muchos se lo pensarán dos veces antes de pasar por la aguja.


Es la mayor campaña de vacunación jamás emprendida en la historia de Alemania: el lunes, 26 de octubre, comenzó la tarea de proteger profilácticamente a la población de la gripe A, la gripe porcina.
Se espera que unos 50 millones de personas acudan a los centros sanitarios para dejarse inyectar la solución llamada a evitar contagios. O, mejor dicho, las soluciones, porque Berlín ha comprado tres de estos preparados: Celvapan, Foceteria y Pandemrix.


La gran diferencia entre las tres vacunas reside en su fabricación. Celvapan está considerada la más efectiva porque ha sido producida a partir de virus completamente destruidos y no necesita adyuvantes. Foceteria y Pandemrix, sin embargo, nacen de virus fraccionados (inactivos) y requieren de sustancias adicionales para desarrollar su función inmunológica. Estos refuerzos, advierten los expertos, podrían tener indeseados efectos secundarios.

Celvapan para unos, Pandemrix para el resto


Sólo Celvapan está libre de aditivos y conservantes y es, por lo tanto, menos agresivo para el organismo humano. De Celvapan le ha comprado el Ministerio de Sanidad alemán a la farmacéutica Baxter 200.000 unidades, a repartir entre los miembros del Gobierno y los empleados al servicio del Estado. Que ésta sea la "vacuna gubernamental", según el seudónimo que se ha extendido en Alemania, es pura casualidad, aseguran en Berlín.


"Creo haber dejado ya bastante claro que no existe una 'vacuna para el Gobierno'. Los soldados alemanes no son el Gobierno, la policía no es el Gobierno. Los miembros del Gobierno recibirán el preparado que su médico de cabecera considere oportuno", declaró un portavoz del Ejecutivo.


A los ciudadanos alemanes que, como recomiendan los poderes públicos, quieran vacunarse contra la gripe A les está reservado Pandemrix. Y ya se han alzado las voces que advierten de los posibles efectos secundarios. La Cartera de Sanidad germana se defiende argumentando que, al producirse Pandemrix con menos cultivos virales, de esta sustancia se obtienen mayores cantidades en más corto tiempo. La canciller, Angela Merkel, hablará con su doctor antes de decidir si se vacuna o no.


Los primeros llamados a vacunarse en Alemania son los grupos de riesgo: policías, médicos, embarazadas. Pero, aunque Merkel se decidiera a tender el brazo para recibir la inyección antigripal, cabe dudar de que el simple hecho acabe con la inseguridad que los rumores sobre vacunas de distinta calidad han generado entre la población germana. Algunos virólogos de reconocido prestigio realizaron a lo largo de la semana pasada llamadas a que la gente se lo pensara bien antes de vacunarse.


Sin embargo, en opinión de Klaus Vater, otro portavoz del Gobierno germano, el no protegerse sería un acto de velada irresponsabilidad. Se espera que este invierno desate otra ola de casos de gripe A. Después de que el embiste veraniego transcurriera sin mayores incidentes, no se descarta que el que se prevé próximamente pueda resultar mucho más dramático.


El bioquímico Klaus Cichutek, presidente interino del Instituto Paul Ehrlich, considera apropiada la vacunación con cualquiera de los tres preparados disponibles en el mercado europeo. "Las tres soluciones admitidas son igual de aptas para el organismo e igual de eficientes contra un virus nuevo y ante el que no hemos desarrollado protección inmunológica", dice Cichutek.


Cierto es que no existe prueba alguna de que el cuerpo tolere Celvapan mejor que otros preparados. Y aún cuando el Gobierno alemán haya solicitado 50 millones de unidades de Pandemrix, los efectos secundarios que esta vacuna pueda tener, sobre todo en niños y embarazadas, siguen siendo objeto de perseverantes discusiones.
Autoras: Bettina Marx/ Luna Bolívar
Editor: Enrique López Magallón


También el frío es relativo
Dos tailandeses mueren de frío a 15 grados sobre cero
Bangkok, 23 de noviembre, RIA Novosti. Dos personas murieron el pasado fin de semana en Tailandia a consecuencia de una acusada bajada de temperaturas.
Ambas víctimas, varones de 80 y 43 años de edad, murieron la madrugada del pasado sábado cuando la temperatura en el país surasiático bajó de 27 a 15 grados centígrados.
Uno de los fallecidos, de 80 años y vecino de la provincia de Chachoengsao al este del país, fue encontrado muerto en una huerta en la que trabajaba como guardia. El otro, de 43 años, murió mientras dormía en su cabaña en un campo de arroz, en la provincia de Kalasin, al noreste de Tailandia.
Según informes médicos, en ambos casos la causa de la muerte fue un ataque al corazón por hipotermia.
Los casos de muerte por hipotermia a 15 grados sobre cero no son raros en Tailandia cuyos habitantes pasan la mayor parte del año enfrentándose al calor y no están acostumbrados a temperaturas por debajo de 20 grados centígrados.



Archivo