« Inici | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent »

pel Colomí Missatger
3 octubre de 2010

La historia larga y secreta de los experimentos de EEUU sobre humanos



Donald Rumsfeld, el amo del Tamiflú ¡que nos tenía que salvar después de matarnos!

Estados Unidos pidió disculpas el viernes por un experimento realizado en la década de 1940 en el cual investigadores del Gobierno infectaron deliberadamente con sífilis a prisioneros guatemaltecos, similar a otro iniciado en 1930 entre los negros algodoneros de Alabama. Durante el experimento, que buscaba probar la entonces nueva penicilina, los reclusos fueron infectados intencionadamente por prostitutas y luego recibieron el tratamiento antibiótico.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, y la de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, emitieron un comunicado sobre el experimento, que se asemeja a uno de la década de 1930 que se alargó hasta los 70 -no iniciado en los 60 como afirman ciertos medios- en el cual a estadounidenses negros de Alabama se les dejó deliberadamente sin terapia contra la sífilis. "El estudio de inoculación de enfermedades de transmisión sexual que se llevó a cabo de 1946 a 1948 en Guatemala claramente fue antiético", indica el escrito.

"Aunque estos sucesos ocurrieron hace más de 64 años, estamos indignados de que tal investigación reprochable haya ocurrido bajo el pretexto de la salud pública. Lamentamos profundamente que esto haya sucedido y ofrecemos nuestras disculpas a todas las personas que resultaron afectadas por esas abominables prácticas de investigación", añadió.

El Gobierno de Guatemala reaccionó indignado y dijo que denunciará el caso ante organismos internacionales, aunque reconoció el valor de la actual administración de Estados Unidos por pedir disculpas: "El Presidente (Alvaro) Colom asegura que estos experimentos pueden considerarse como delitos de lesa humanidad y Guatemala se reserva el derecho de la denuncia oportuna ante las instancias internacionales correspondiente", dijo el mandatario de centro izquierda en un comunicado.

El experimento, que apuntaba a evaluar si la penicilina podía prevenir la sífilis, fue descubierto casualmente dentro de un proceso de investigación de hechos similares, por Susan Reverby, profesora de estudios femeninos del Wellesley College en Massachusetts: "Además de la penitenciaría, los estudios se llevaron a cabo en un manicomio y en cuarteles del Ejército", explicó Reverby en un comunicado.

"En total, 696 hombres y mujeres fueron expuestos a la enfermedad y luego se les ofreció penicilina. Los estudios se realizaron hasta 1948 y los datos sugieren que pese a las intenciones probablemente no todos fueron curados", añadió.

INVESTIGACIONES SIN ETICA

Los hallazgos de Reverby, quien lo notificó inmediatamente al Gobierno tras descubrirlos este año, serán publicados en enero en Journal of Policy History.

"En 1946-48, el doctor John C. Cutler, médico del Servicio de Salud Pública que luego sería parte del Estudio sobre Sífilis en Alabama en los 60' -y que ya llevaban 30 años de práctica-, seguiría defendiéndolo dos décadas después de su finalización en los 90', y lideró un proyecto de inoculación de sífilis en Guatemala", dijo la experta.

Reverby señaló que la investigación de Cutler fue patrocinada por el Servicio de Salud Pública (PHS), los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, el Consejo Panamericano de Sanidad (actualmente la Organización Panamericana de la Salud) y el Gobierno guatemalteco.

"Era la primera etapa de la penicilina y el PHS estaba muy interesado en si la penicilina podía ser usada para prevenir -y no sólo para curar- la infección con sífilis temprana, si podían establecerse mejores pruebas sanguíneas para detectar la enfermedad, qué dosis de penicilina realmente curaban la infección y en comprender el proceso de reinfección tras la cura", indicó la investigadora.

El hallazgo puede leerse en http://www.wellesley.edu/WomenSt/Synopsis%20Reverby%20'Normal%20Exposure'.pdf.

El doctor Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, dijo que la normativa actualmente prohíbe este tipo de investigación "arriesgada y antiética".

Arturo Valenzuela, secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, dijo que no estaba claro aún si se ofrecería algúna compensación y que tampoco se sabía si las personas afectadas por el estudio podían ser rastreadas, pero afirmó que se había comenzado una investigación, que el presidente de Guatemala, Álvar Colom, ha exigido pública y perentoriamente.

HISTORIA DE LA EXPERIMENTACIÓN SECRETA EN HUMANOS en USA

La guerra biológica de EEUU

1931- El Dr. Cornelius Rhoads, bajo los auspicios del Instituto Rockefeller para las Investigaciones Médicas, infecta a humanos con las células de cáncer. Más tarde, establece las instalaciones para el Ejército de Guerras Biológicas de los EE.UU. en Maryland, Utah, y en Panamá después; y es nombrado para la Comisión de Energía Atómica Americana. Mientras se ecuentra allí, comienza una serie de experimentos de exposición a la radiación en soldados americanos y pacientes de hospitales civiles.

1932- El estudio de la Sífilis Tuskegee comienza. A 200 hombres negros diagnosticados con sífilis nunca se les dice de su enfermedad, se les niega tratamiento y en cambio, se usan como conejillos de india humanos para seguir el progreso y los síntomas de la enfermedad. Todos mueren a consecuencia de la sífilis; a sus familias nunca se les dijo que ellos podrían haber sido tratados.

1935- El Incidente de la Pellagra. Después de millones de individuos muertos de Pellagra en un lapso de más de dos décadas, el Servicio de Salud Pública Nortemericano actúa finalmente para detener la enfermedad. El director de la agencia admite que había sabido, por lo menos 20 años antes que el Pellagra es causada por una deficiencia de niacina pero no actuó hasta que la mayoría de las muertes ocurrieron dentro de las poblaciones negras azotadas por la pobreza.

1940- Cuatrocientos prisioneros en Chicago son infectados con Malaria para estudiar los efectos de nuevas y experimentales drogas para combatir la enfermedad. Los doctores Nazis más tarde en el juicio en Nuremberg citan este estudio americano para defender sus propias acciones durante el Holocausto.

1942- Los Servicios de Guerra Química empiezan experimentos de gas mostaza en aproximadamente 4.000 militares. Los experimentos continúan hasta 1945 y para ellos fueron usados los Adventistas de Séptimo Día -mormones- quienes escogieron ser conejillos de india humanos en lugar de servir en el ejército.

1943- En respuesta al programa a gran escala de guerra de gérmenes de Japón, EE.UU. comienza la investigación en armas biológicas en el Fuerte Detrick, MD.

1944- La Armada Americana usa humanos para probar máscaras y ropa antigás. Los individuos fueron encerrados en una cámara de gas y expuestos al gas mostaza y al lewisita.

1945- El Proyecto Paperclip es iniciado. El Departamento de Estado Americano, la Inteligencia del Ejército y la CIA reclutan científicos Nazis y les ofrecen inmunidad e identidades secretas a cambio del trabajo en proyectos ultra secretos del gobierno en los Estados Unidos.

1945- El "Programa F" es implementado por la Comisión de Energía Atómica Americana (CEA). Este es el estudio de EE.UU. más extenso sobre los efectos del fluoruro en la salud, el cual era el componente químico esencial en la producción de la bomba atómica. Uno de los químicos más tóxicos conocidos por el hombre, el fluoruro, causa marcados efectos adversos al sistema nervioso central pero mucha de la información se suprime en nombre de la seguridad nacional debido al temor de que los pleitos judiciales minaran la producción a gran escala de bombas atómicas.

1946- Pacientes en los hospitales de Atención de Veteranos de guerra son usados como conejillos de india para experimentos médicos. Para aliviar las sospechas, se da la orden para cambiar la palabra "experimentos" a "investigaciones" u "observaciones" cuando sea que se reporte un estudio médico realizado en uno de los hospitales de veteranos de la nación.

1947- El Coronel E.E. Kirkpatrick de la Comisión de Energía Atómica Americana emite un documento confidencial (Documento 07075001, del 8 de enero de 1947) declarando que la agencia empezará a administrar dosis intravenosas de substancias radioactivas a humanos.

1947- La CIA empieza su estudio de LSD como un arma potencial para ser utilizada por la Inteligencia Americana. Humanos (tanto civiles como militares) son usados con y sin conocimiento previo.

1950- El Departamento de Defensa empieza a planear detonar armas nucleares en áreas desérticas y monitorear a los residentes más cercanos por problemas médicos y tasas de mortalidad.

1950- En un experimento para determinar cuan susceptible sería una ciudad norteamericana ante un ataque biológico, la Armada Norteamericana rocía una nube de bacterias desde barcos sobre San Francisco. Dispositivos de monitoreo son ubicados a lo largo de la ciudad para probar la extensión de la infección. Muchos residentes se enferman con síntomas como los de la pulmonía.

1951- El Departamento de Defensa empieza pruebas al aire libre usando bacterias y virus causantes de enfermedad. Las pruebas duran a lo largo hasta 1969 y hay preocupación de que las personas en las áreas circundantes hayan sido expuestas.

1953- El Ejército Norteamericano libera nubes de Sulfuro de Zinc-Cadmio sobre Winnipeg, St. Louis, Minneapolis, el Fuerte Wayne, el Valle del Monocacy en Maryland, y Leesburg, Virginia. Su intento es determinar cuan eficazmente podrían dispersar los agentes químicos.

1953- La unión de los experimentos del Ejército-Armada-CIA es llevada a cabo, en los cuales se exponen decenas de miles de personas en Nueva York y San Francisco a los gérmenes aerotransportados del Marcescens Serratia y del Bacilus Glogigii.

1953- La CIA comienza el Proyecto MKULTRA. Este es un programa de once años de investigación diseñado para producir y probar drogas y agentes biológicos que serían usados para el control mental y la modificación de la conducta. Seis de los subproyectos involucraron la comprobación de los agentes en seres humanos inadvertidos.

1955- La CIA, en un experimento para probar su habilidad para infectar poblaciones humanas con agentes biológicos, libera una bacteria apartada del arsenal de guerra biológica del Ejército en la Bahía de Tampa, Florida.

1955- Las Divisiones Químicas del Ejército continúan la investigación del LSD, estudiando su uso potencial como un agente químico paralizante. Más de 1,000 americanos participan en las pruebas que continúan hasta 1958.

1956- El Ejército Norteamericano libera mosquitos infectados con la Fiebre amarilla sobre Savannah, Ga y Avon Park, Fl. Siguiendo cada prueba, agentes del Ejército que se hacen pasar como oficiales de salud pública comprueban los efectos en las víctimas.

1958- El LSD se prueba en 95 voluntarios en los Laboratorios de Guerra Química del Ejército para ver su efecto sobre la inteligencia.

1960- El Equipo Asistente Principal de la Inteligencia del Ejercito (ACSI) autoriza el campo de prueba del LSD en Europa y en el Lejano Oriente. Las pruebas de la población europea son nombradas con el código de Proyecto TERCERA OPORTUNIDAD; las pruebas de la población asiática son nombradas con el código de Proyecto SOMBRERO de HONGO.

1965- Plan de la CIA y del Departamento de Defensa comienzan el Proyecto MKSEARCH, un programa para desarrollar una capacidad para manipular la conducta humana a través del uso de drogas psicodélicas.

1965- Los prisioneros en la Prisión Estatal de Holmesburg en Filadelfia son sometidos al dioxino, el componente químico altamente tóxico del Agente Naranja usado en Vietnam. Mas tarde los hombres son estudiados por el desarrollo de cáncer, lo cual indica que el Agente Naranja había sido desde el principio un sospechoso cancerígeno.

1966- La CIA comienza el Proyecto MKOFTEN, un programa para probar los efectos toxicológicos de ciertas drogas en los humanos y los animales.

1966- El Ejército norteamericano distribuye la variante de los negros del Bacillus subtilis a lo largo del Metro de la Ciudad de Nueva York. Más de un millón de civiles es expuesto cuando los científicos del ejército dejan caer ampollas llenas con la bacteria desde las rejas de ventilación.

1967- La CIA y el Departamento de Defensa implementan el Proyecto MKNAOMI, sucesor del MKULTRA y diseñado para mantener, reservar y probar las armas biológicas y químicas.

1968- La CIA experimenta con la posibilidad de envenenar el agua potable inyectando químicos en el suministro de agua de la FDA en Washington, D.C.,

1969- El Dr. Robert MacMahan del Departamento de Defensa demanda del congreso $10 millones de dólares para desarrollar, dentro de 5 a 10 años, un agente biológico sintético para el cual ninguna inmunidad natural existe.

1970- El financiamiento para el agente biológico sintético se obtiene bajo H.R. 15090. El proyecto, bajo la supervisión de la CIA, se lleva a cabo por la División de Operaciones Especiales en el Fuerte Detrick, las instalaciones ultra secretas de armas biológicas del ejército norteamericano. Se levanta la especulación que se usan técnicas de biología molecular para producir retrovirus como el SIDA.

1970- Los Estados Unidos intensifican su desarrollo de "armas étnicas" (Revista del Ejercito, Nov., 1970), diseñadas para selectivamente buscar objetivos y eliminar grupos étnicos específicos que son susceptibles a las diferencias genéticas y las variaciones en el ADN.

1975- La sección Virus del Centro para la Investigación de Guerra Biológica del Fuerte Detrick es renombrada "Instalaciones Fredrick para la Investigación del Cáncer" y puesta bajo la supervisión del Instituto Nacional del Cáncer (INC). Es aquí que un programa especial de virus del cáncer es iniciado por la Armada Norteamericana, supuestamente para desarrollar virus causantes de cáncer. También aquí los científicos encargados de los retrovirus aíslan un virus para el cual ninguna inmunidad existe. Se nombra mas tarde como HTLV (Virus Humano de la célula T de Leucemia).

1977- Audiencias del senado en la Comisión Investigación Científica y de Salud confirman que se contaminaron 239 áreas pobladas con los agentes biológicos entre 1949 y 1969. Algunas de las áreas incluyeron San Francisco, Washington, D.C., Centro-Oeste de EE.UU., Ciudad de Panamá, Minneapolis y St. Louis.

1978- Las pruebas de la vacuna para la Hepatitis B, dirigidas por el CDC, empiezan en Nueva York, Los Angeles y San Francisco. Los anuncios para solicitar individuos de investigación piden específicamente a hombres homosexuales promiscuos.

1981- Primeros casos de SIDA son confirmados en hombres homosexuales en Nueva York, Los Angeles y San Francisco, activando la especulación de que se puede haber introducido el SIDA, vía la vacuna para la Hepatitis B.

1985- Según el Journal Science (227:173-177), el HTLV y el VISNA, un virus fatal de las ovejas, son muy similares, indicando una cercana evolución taxonómica y evolutiva.

1986- Según los Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias (83:4007-4011), el SIDA y el VISNA son muy similares y comparten todos los elementos estructurales, salvo un segmento pequeño que es casi idéntico al HTLV. Esto lleva a la especulación de que se pueden haber unido el HTLV y el VISNA para producir un nuevo retrovirus para el cual ninguna inmunidad natural existe.

1986- Un informe para el Congreso revela que el actual desarrollo de agentes biológicos del Gobierno de los EE.UU. incluye: los virus modificados, toxinas naturalmente originadas y agentes que son alterados a través de la ingeniería genética para cambiar el carácter inmunológico y prevenir el tratamiento por todas las vacunas existentes.

1987- El Departamento de Defensa admite que, a pesar de un tratado que prohíbe la investigación y el desarrollo de agentes biológicos, continúa operando instalaciones de investigación en 127 laboratorios y universidades alrededor de la nación.

1990- A más de 1500 bebes negros e hispanos de seis meses de edad en Los Ángeles se les da una vacuna "experimental" del sarampión que nunca había sido autorizada para ser usada en Estados Unidos. La CDC admite después que los padres nunca fueron informados de que la vacuna que fue inyectada a sus niños era experimental.

1994- Con una técnica llamada "rastreador de genes", el Dr. Garth Nicolson en el Centro del Cáncer MD Anderson en Houston, descubre que los veteranos que volvieron de la Tormenta del Desierto fueron infectados con una cadena alterada de Micoplasma Incognitus, un microbio normalmente usado en la producción de armas biológicas. Incorporado en su estructura molecular, es el 40 por ciento de la proteína que cubre al SIDA, indicando que había sido hecha por el hombre.

1994- El senador John D. Rockefeller emite un informe que revela que durante por lo menos 50 años, el Departamento de Defensa ha usado centenares de miles del personal militar en experimentos en humanos y para la exposición intencional a las substancias peligrosas. Los materiales incluyeron gas mostaza y nervioso, radiación de iones, psicoquímicos, alucinógenos y drogas como las usadas durante la Guerra del Golfo.

1995- El Gobierno americano admite que había ofrecido a los criminales de guerra y científicos japoneses que habían realizado experimentos médicos en humanos sueldos e inmunidad de prosecución a cambio de los datos de la investigación de la guerra biológica.

1995- El Dr. Garth Nicolson revela evidencia de que los agentes biológicos usados durante la Guerra del Golfo habían sido manufacturados en Houston, TX y Boca Raton, Fl y probados en prisioneros en el Departamento Correccional de Texas.

1996- El Departamento de Defensa admite que soldados de la Tormenta de Desierto fueron expuestos a agentes químicos.

1997- Ochenta y ocho miembros del Congreso firman una carta que exige una investigación sobre el uso de la armas Biológicas y el Síndrome de la Guerra de Golfo.
http://www.healthnewsnet.com/humanexperiments.html
Texto original en Ingles en:
http://www.rense.com/general36/history.

Para más detalles:

Setenta y tres escolares de una escuela pública de Massachusetts recibieron cucharadas de isótopos radioactivos junto con la avena con leche que les daban en el desayuno de cada mañana. En 1945 la ciencia militar estadounidense ya conocía el poder destructivo de la energía atómica pero sabía poco sobre el efecto radioactivo en los seres humanos.

Desde los años 40 hasta la década de los ’90, Estados Unidos experimentó armas químicas y bacteriológicas con los habitantes de su propio país, revelan hoy documentos secretos desclasificados. Los jueces rechazaron las demandas de reparación de las familias de las víctimas invocando la doctrina de "la inmunidad del gobierno".

En 1994, William Clinton ofreció "disculpas sinceras", aduciendo que una "nueva generación de líderes" no repetiría esas prácticas, en un cuestionamiento ético tildado por otros de simple "traición". Hoy podrían existir otros abusos secretos.
Algunos atentados

- En la década del 40 se inyectó plutonio a pacientes de hospitales, se hizo ingerir radioisótopos a los escolares y mujeres embarazadas bebieron hierro radiactivo.
- Desde fines de los ‘40 hasta los ‘50, estadounidenses, canadienses y británicos rociaron bacterias en Las Bahamas.
- En los ’50, las tropas fueron sometidas a la radiación de las pruebas nucleares en la atmósfera, para conocer sus efectos en la infantería.
- En 1950, las FF.AA. bombardearon San Francisco, Key West -Florida- y Ciudad de Panamá con bacterias serratia marcescens, sin advertir a la población.
- En 1952/53 dispersaron nubes de partículas sintetizadas de sulfuro de zinc-cadmio sobre los alumnos de la escuela Clinton de Minneapolis (Minnesota); Saint Louis, el Fuerte Wayne, el Valle del Monocacy (Maryland), Leesburg (Virginia), otros estados del centro y Winnipeg (Canadá), "para ver cuánto se dispersarían".
- En 1965, agentes del Ejército soltaron el bacilo globigii en el aeropuerto nacional de Washington y en la terminal de autobuses Greyhound.
- En 1966, difundieron bacterias sustilus varilus en la estación Broadway, Nueva York.
Expedientes del plutonio

Estas puntas del iceberg parecen de ciencia ficción. Pese a que están cubiertos de silencio, ilustran la vocación terrorista del gobierno de EE.UU. ...con su propia gente.

Aunque no es fácil obtener información, la verdad termina siempre por saberse. Una investigación de la periodista Eileen Welsome documentó en 1993 la historia de 18 casos de radiación en el libro The Plutonium Files: America’s Secret Medical Experiments in the Cold War (Los archivos del plutonio: experimentos médicos secretos durante la Guerra Fría).

El trabajo de Welsome sobre los expedientes secretos desclasificados impresionó a Hazel O’Leary, secretaria de Energía de Clinton, quien promovió una investigación que en 1994 fue muy resistida por "insólita". Welsome reveló que 73 menores indefensos de una escuela de Massachusetts ingirieron isótopos radiactivos en la avena del desayuno, una mujer de Nueva York fue inyectada con plutonio por los médicos del Proyecto Manhattan -la bomba atómica- que le atendían un desorden pituitario, mientras 829 embarazadas bebieron "cócteles vitamínicos" en una clínica de Tennessee, pero en realidad contenían hierro radiactivo.

El gobierno de Clinton formó una comisión -presidida por Ruth Fade- para investigar los casos de radiación en seres humanos denunciados por Welsome. Sin embargo, el informe no satisfizo porque no hubo culpables. Sólo las disculpas del Presidente.
Otras investigaciones

Cuarenta años después, una ex alumna de la escuela Clinton -de un típico barrio de clase obrera- descubrió que cuatro compañeros murieron a los 40 años de edad por enfermedades atribuidas a las pruebas químicas. La mayoría padeció asma, sufrió neumonía y otras enfermedades respiratorias, pero en un juicio sin culpables se impuso el principio de la "inmunidad gubernamental". El Ejército aseguró que sus pruebas resultaron inocuas y garantizó que las enfermedades fueron una coincidencia.

En la mitad de los ’70, el San Francisco Chronicle denunció -un cuarto de siglo después- el evento serratia marcescens. Hubo reclamos de los nietos de 11 víctimas hospitalizadas por infecciones urinarias y respiratorias severas, entre ellas un hombre que murió, pero de nuevo los jueces impusieron la doctrina de "inmunidad gubernamental". Además, el Ejército aclaró que las bacterias causantes del daño humano no fueron las suyas. Otra coincidencia.

Leonard Cole, autor de The Eleventh Plague: The Politics of Biological and Chemical Warfare (La plaga décimo primera: la guerra química y biológica), documentó numerosos otros casos. No es fácil conseguir información sobre estas violaciones a los derechos humanos en el país gendarme de la democracia mundial. La Red de Noticias de Salud (Health News Network), del Proyecto Libertad de Derechos Humanos de Winston-Salem, Carolina del Norte, ofrece reimpresiones de documentos gubernamentales desclasificados (Ver http://www.mindcontrolforums.com/pro-freedom.co.uk/publications_books_1.html).
Más pruebas en humanos

En 1977, las audiencias del Comité de Inteligencia del Senado sacaron a la luz que entre 1949 y 1969 se realizaron 239 pruebas secretas de agentes biológicos aéreos, 80 con bacterias vivas. Las FF.AA. afirmaron que sus bacterias tampoco eran nocivas, pero en varios casos se comprobó lo contrario. En 1994, un experto en guerra biológica declaró que por 20 años el Ejército soltó nubes de microbios "simulados" y agentes químicos en cientos de zonas pobladas, causando enfermedad y muerte en humanos y animales.

Las audiencias revelaron que la CIA hizo experimentos secretos (1956-1961) de control mental con el programa MK-Ultra en numerosas ciudades. Sus agentes introducían alucinógenos -LSD y mescalina- en las bebidas sin que los "conejillos" se percataran y se quedaban a "observar".

Muchos "sujetos" se enfermaron y dos murieron.

Entre 1944 y 1974, el ministerio de Defensa (Pentágono) y la Comisión de Energía Atómica estudiaron en miles de personas los efectos nocivos dle material radiactivo e inyecciones de plutonio. Un comité del gobierno informó en 1965 que se realizaron 4.000 experimentos en docenas de hospitales, universidades y bases militares, por lo general sin permiso ni conocimiento de los "conejillos".
Pedro Albizú Campos

En 1931 el Dr. Cornelius P. Rhoads, se traslado al Hospital Presbiteriano de San Juan para "estudiar la anemia en Puerto Rico", con financiamiento de la Fundación Rockefeller. Lo que realmente hizo fue inyectar a los anémicos con células de cáncer y elementos radiactivos y aplicarles radiación para estudiar sus efectos. En una carta a su amigo F.W. Stewart, confesó haberle dado muerte a 8 pacientes.

Más tarde, Rhoads dirigió de guerra biológica en Maryland, Utah y Panamá. También integró la Comisión de Energía Atómica, donde organizó experimentos de exposición a la radiación con soldados y pacientes de hospitales.

En 1951, el líder patriota Pedro Albizú Campos denunció desde la cárcel La Princesa de San Juan que estaba siendo irradiado y que los estadounidenses utilizan a Puerto Rico como un laboratorio.

Desde los ‘40 hasta la década de los ’90, en Panamá se probó gas mostaza, VX, sarín, cianuro de hidrógeno y otros agentes neurotóxicos. En los primeros experimentos se aplicó las sustancias a los soldados con consecuencias trágicas, en tanto en los años 60 y 70 se hicieron pruebas del agent orange y otros herbicidas tóxicos en las selvas de Panamá, similares a los campos de batalla de Vietnam.

En la invasión a Panamá de 1999, los habitantes de Pacora -en las montañas cercanas a la capital- fueron bombardeados con un agente químico que les quemó la piel, les produjo escozor y les provocó diarreas. El ejército dejó muchos sitios contaminados con residuos de armas químicas, además de numerosos proyectiles que no detonaron. Los experimentos químicos y biológicos "descentralizados" son como el pan de cada día en Cuba. La variedad del mosquito Aedes aegypti, transmisor del virus del dengue hemorrágico, fue desarrollado por especialistas en guerra biológica e introducido en la isla en 1984, según confesó Eduardo Arocena, cabecilla de la organización terrorista Omega 7, en un juicio celebrado en 1984 en EE.UU.

Todo vale en EE.UU.

Los ataques con ántrax perpetrados en EE.UU. en 2002 utilizaron cepas Ames, desarrolladas en laboratorios de Iowa y utilizadas por el Ejército en los ‘60 para fabricar armas virulentas. Los experimentos con el ébola se desarrollaron en el Instituto de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Ejército en Fort Detrick (Maryland).

Entre 1942 y 1945, los Servicios de Guerra Química experimentaron el gas mostaza en unos 4.000 militares y en centenares de Adventistas del Séptimo Día que eligieron prestarse como conejillos de india en lugar de servir en el Ejército. El registro de las experimentaciones humanas en EE.UU. podría albergarse en una gran biblioteca.

El servicio de Salud Pública decidió actuar contra el pelagra -una deficiencia de niacina- recién en 1935, después de observar impasible durante 20 años los estragos mortales del mal en la población negra azotada por la pobreza. En 1940, 400 presos de Chicago fueron infectados con malaria, para probar los efectos de nuevas drogas contra esa enfermedad.

El mismo servicio experimentó en los años 30 la sífilis Tuskegee en 200 hombres de la comunidad negra de Macon County, Alabama. Y una vez que comenzó la producción industrial de penicilina tampoco los curó. El SIDA, que apareció en los ’80 entre la población negra de Haití y en algunos países africanos, bien puede ser otro artilugio del arsenal biológico estadounidense.
http://www.voltairenet.org/article121114.html


Y otra de este mismo junio de 2010:
Activistas en EEUU piden investigar experimentos humanos
NUEVA YORK, 10 jun (IPS) - Grupos defensores de los derechos humanos instan a una oficina del gobierno de Estados Unidos a que investigue la posible colaboración de profesionales de la salud en experimentos con detenidos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Esas pruebas habrían sido realizadas luego de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, en un esfuerzo por desarrollar "técnicas de interrogatorio mejoradas" más eficientes y con una cobertura legal.

Las organizaciones celebraron una conferencia de prensa telefónica el miércoles para anunciar que, ya que la Casa Blanca no había respondido a sus reclamos, le exigirían a la Oficina para la Protección de Seres Humanos en Investigaciones (OHRP, por sus siglas en inglés), del Departamento de Salud y Servicios Humanos, que lleve adelante una investigación oficial.

Los grupos denuncian que la Oficina de Servicios Médicos de la CIA realizó "experimentos con detenidos bajo custodia estadounidense y, en el proceso, probablemente violó regulaciones federales".

Las normas que rigen las investigaciones científicas con personas están incluidas en lo que se conoce como la Regla Común. Diecisiete agencias federales están obligadas a respetarla, incluyendo la CIA.

Liderados por Médicos por los Derechos Humanos (PHR, por sus siglas en inglés), que reveló los experimentos en un informe divulgado esta semana, acompañan la petición la oficina estadounidense de Amnistía Internacional, el Comité de Defensa de la Carta de Derechos, el Centro para los Derechos Constitucionales, el Centro para las Víctimas de Tortura, Human Rights Watch, la Campaña Nacional Religiosa contra la Tortura y Psicólogos por Responsabilidad Social.

"La OHRP tiene la responsabilidad legal de investigar esas perturbadoras nuevas denuncias sobre la CIA y los posibles experimentos humanos con detenidos, a pesar de la negación de Langley (la sede de la agencia de inteligencia) y de la Casa Blanca", señaló Nathaniel Raymond, principal autor del informe de PHR, titulado: "Experimentos en la tortura: evidencia de investigaciones en humanos y de experimentos en el Programa de Interrogatorios ‘Mejorados’".

"La OHRP tiene reputación de ordenar una estricta adhesión a las protecciones en la investigación científica con humanos", destacó.

El director de la oficina estadounidense de Amnistía para terrorismo, contraterrorismo y derechos humanos, Tom Parker, dijo a IPS que "el informe de PHR deja en claro que profesionales de salud mental en la nómina del gobierno de Estados Unidos brindaron ‘apoyo material’ a la tortura".

"Llamamos a las autoridades competentes a que realicen una plena investigación sobre estas actividades como lo requiere la ley", añadió.

Con él coincidió Steve Miles, miembro de la junta del Centro para Víctimas de Tortura y profesor de la Universidad de Minnesota.

"Como organización comprometida con curar a sobrevivientes de la tortura y con poner fin a esta práctica, el Centro está consternado por las implicaciones del informe, y renueva su llamado a una investigación por parte de una comisión independiente no partidaria", señaló.

"Una comisión así debería recibir adecuado financiamiento, poder de emplazamiento y un mandato para examinar por completo los hechos y las circunstancias de tales abusos, así como para recomendar medidas de prevención", agregó. Los grupos señalan que sus denuncian se basan en evidencia detallada en documentos oficiales desclasificados, incluyendo información obtenida a detenidos por profesionales de la Oficina de Servicios Médicos de la CIA.

Estos médicos intentaban conocer los efectos de las "técnicas de interrogatorio mejoradas".

El "waterboarding" (ahogamiento simulado con agua), la privación de sueño y de los sentidos fueron algunas de las torturas que estudiaron.

También reunieron información sobre el impacto de la aplicación de estas "técnicas" en forma individual y combinada, así como del uso experimental de suero en vez de agua en el "waterboarding".

Si la OHRP concluye que los experimentos violaron la Regla Común y los estándares internacionalmente aceptados de ética médica, la CIA debería ser sancionada de inmediato por el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Cualquier funcionario que haya violado la ley debe ser juzgado, y todo médico que haya quebrantado sus responsabilidades éticas debe ser sancionado por los organismos estatales encargados de otorgar licencias y por las asociaciones de profesionales, señalaron los activistas.

La CIA no puede obstruir una investigación de la OHRP arguyendo que la evidencia podría estar clasificada. La OHRP ha tomado previamente acciones para suspender actividades de investigación en importantes universidades porque violaban la Regla Común.
http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=95636

Etiquetes de comentaris: ,

publicat pel Colomí Missatger el 3 octubre de 2010

0 comentaris Enviar


« Inici | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent » | Següent »