El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

NASA: Tsunamis solares en 1997 y 2009

Las sondas espaciales STEREO, de la NASA, confirman la asombrosa existencia de "olas gigantescas" en el Sol, conocidas como "tsunamis solares". En 1997 se detectó por primera vez y, el pasado febrero, se comprobó y estudió su magnitud, gracias a las sondas gemelas. Su aparición coincide con los dos picos de calor, de 1998 y del pasado verano en el hemisferio sur.

English: http://www.nasa.gov/mission_pages/stereo/news/solar_tsunami.html
NASA: Noviembre 24, 2009:
Hace algunos años, cuando los físicos solares observaron por primera vez una protuberante ola u onda de plasma caliente que se propagaba a través de la superficie del Sol, dudaron de sus sentidos. La escala de la ola era asombrosa. Se levantaba más que la Tierra misma, desde un punto central, para desde allí dispersarse en patrones circulares de millones de kilómetros de circunferencia.
"Ahora lo sabemos", comenta Joe Gurman, del Laboratorio de Física Solar, en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales: "Los tsunamis solares son reales".
Las sondas gemelas STEREO (Observatorio de Relaciones Solares y Terrestres, en idioma castellano) confirmaron su existencia en febrero de 2009, cuando la mancha solar 11012 inesperadamente hizo erupción. La explosión lanzó una nube de gas de mil millones de toneladas (una eyección de masa coronal o CME, en inglés) hacia el espacio y provocó un tsunami que se propagó a través de la superficie del Sol. STEREO registró la ola desde dos posiciones distintas separadas por un ángulo de 90 grados, brindado así a los investigadores una perspectiva del evento que no tiene precedentes:

Un tsunami solar registrado por la sonda STEREO desde puntos de observación localizados ortogonalmente. El contraste de la parte en color gris de la animación ha sido realzado por medio de la eliminación sucesiva de pares de imágenes. El producto resultante es un "videoclip que realza las diferencias".


"Era definitivamente una ola", comenta Spiros Patsourakos, de la Universidad George Mason, y autor principal del artículo que informa sobre el hallazgo en la revista Astrophysical Journal Letters. "No se trata de una ola de agua", agrega, "sino de una gigantesca ola de plasma caliente y magnetismo".
El nombre técnico es "ola magnetohidrodinámica de modo rápido" (u "ola MHD", de manera abreviada).
La ola que la sonda STEREO observó se alzó cerca de 100.000 km y se propagó radialmente a 250 km/s (560.000 mph). Dicha ola contenía energía que equivale a 2.400 megatones de TNT (1021 joules ó 1029 ergios).
El Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO, en idioma inglés) descubrió los tsunamis solares en 1997. En mayo de ese año, una CME se produjo de una explosión que provenía de una zona activa de la superficie del Sol, y la sonda espacial SOHO registró el tsunami propagándose alrededor del epicentro de la explosión.

ver imagen
(Casualmente en 1998 se produjo el máximo registro de calor global de la tierra, muy por encima de la media "más cálida" de la década actual, pero los "expertos" en clima de la City londinense no "creen" que el sol tenga ningún efecto en el calentamiento y el clima, ni por su distancia orbital a la tierra ni por sus ciclos de actividad ni por CME alguna: los causantes son los fumadores de habanos, específicamente; los puros filipinos, bajo la ley marcial fascista, no contaminan ni producen cáncer, pues llevan impreso el nihil obstat de los cardenales golpistas y son parte de su negocio latifundista...).


"Estuvimos preguntándonos", recuerda Gurman, "¿fue eso una ola, o sólo la sombra de la CME que estaba por encima?" La pregunta permaneció abierta hasta después de que se lanzó la sonda STEREO en 2006. Para el momento de la erupción de febrero de 2009, STEREO-B se encontraba directamente sobre el sitio de la explosión, mientras que STEREO-A estaba ubicada exactamente a 90 grados respecto de STEREO-B ("una perfecta simetría para desvelar el misterio", comenta el co-autor Angelos.

La realidad física de las olas ha sido adicionalmente confirmada por videoclips donde las olas chocan contra distintas cosas. "Hemos visto cómo se reflejan las olas debido a los agujeros coronales (agujeros magnéticos en la atmósfera solar)," comenta Vourlidas. "Y existe un videoclip maravilloso que muestra cómo una prominencia solar oscila después de haber sido impactada por una ola. La llamamos: 'la prominencia danzante'".


ver imagen
http://ciencia.nasa.gov/headlines/y2009/images/solartsunami/dancingprom.gif
La prominencia danzante (indicada con un círculo). Observe cómo sube y baja después de haber sido impactada por un apenas visible pero poderoso tsunami solar: (clicar en la imagen).

Los tsunamis solares no representan una amenaza directa para la Tierra. Sin embargo, su estudio es importante. "Podemos usarlos para diagnosticar condiciones en el Sol", comenta Gurman. "Por medio de la observación de cómo ocurre la propagación y reflexión de las olas en el Sol, podemos obtener información acerca de la baja atmósfera solar, información que no tenemos disponible de ninguna otra manera".
"Los tsunamis solares pueden también mejorar nuestras predicciones del clima espacial", agrega Vourlidas. "Como si fueran un blanco de tiro, marcan el punto en donde se origina una explosión. La localización de los puntos de explosión nos puede ayudar a anticipar cuándo una CME o una tormenta de radiación impactará contra la Tierra".

Manchas solares, volcanes y otros factores que influyen en el clima
Ministerio de Clima y Energía

El clima siempre ha ido cambiando, incluso en el período anterior a que los seres humanos empezaran a utilizar combustibles de origen fósil, como el carbón, el petróleo y el gas. Ciertos factores naturales también influyen en el clima terrestre.
El sol
Has muchas indicaciones de que la actividad del sol influye en el clima terrestre, además de la razón directa de que el sol es la fuente de casi toda la energía terrestre. La actividad del sol fluctúa según un ciclo de unos 11 años. Este ciclo se puede leer en el número de manchas solares y debe tener un efecto en el clima terrestre.

Volcanes
En la prehistoria, las erupciones volcánicas violentas y otros sucesos geológicos tuvieron un efecto grave en el clima. En tiempos recientes, la erupción del Monte Pinatubo en 1991 fue tan potente que en los dos años siguientes se registró un descenso significativo de la temperatura global de la superficie terrestre. Esto es debido a que la erupción emitió una gran cantidad de partículas en la atmósfera, lo que la enfrió.
La órbita de la Tierra alrededor del sol

El mayor trastorno para el clima terrestre en el último millón de años fueron las edades de hielo. Se han producido en ciclos de unos 100.000 años, separadas por periodos más calientes. Se cree que son el resultado de pequeños cambios en la órbita de la Tierra alrededor del sol. La cantidad de GEI era mayor en los periodos calientes y hay una relación directa entre la temperatura terrestre y la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Etiquetes de comentaris: , , , , , ,



Archivo