El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

Millet, empleado de Pujol, y mugre democristiana


Hoy se ha destapado un nuevo pozo de corrupción en Unió Democràtica de Catalunya, la socia supermeapilas de Convergència en el totum revolutum que és la faixa catalana. De momento Duran i LLeida, el de los trajes más caros del congreso y sastre cardenalicio, está en ejercicios espirituales, y ausente. Vano será preguntarle pues, bien aconsejado por las cohortes celestiales del Opus Dei y sus abogados Molins López Rodó, dirá que, como buen cristiano, es ignorante de todo.
Y es obvio que tiene razón, los que saben algo ya dejan de ser ignorantes y, a menos que ejerzan de  hipócritas políticos de derechas - de PP a PSOE, pasando por las sucursales periféricas-, pasan a la estadística feliz de excomulgados, ateos o, en el peor de los casos, recicladores angustiados y apóstatas compulsivos.
En "30 minuts", de TV3,  donde al fin desterraron al pasmarote de CiU, Salvat, tuvimos una declaración nueva muy interesante: la del expatrón del Palau, Alfonso Aijón que expuso lo que él llamó: «El impuesto revolucionario por una causa noble».
Se refería el socarrón patrono del Palau a cómo está montado el sistema entre los empresarios y muchos políticos que no son ni chorizos ni mangantes, oficialmente. Dijo Aijón: «Los grandes constructores pagan un impuesto revolucionario. Pujol, por ejemplo, y a mi juicio con muy buena visión, les decía: ‘Hay que construir una carretera, una estación y un puente. Bien, os voy a dar la contrata, pero me vais a poner 100 millones en el museo Picasso, 100 en el Liceu, y otros 100 en el Palau. Y lo arreglamos’».
Y concluyó Alfonso Aijón: «Esa es la base: un impuesto revolucionario, pero por una causa noble».
Cierto, ¿hay causa más noble que la familia y la herencia de un limpio apellido? Y ésa es su vieja política y la del imperio: "Todo por la pasta".  En cambio, reclamar democracia, justicia y cárcel para los chorizos y fascistas es un leso acto de terrorismo al que la audiencia dedica cuantos fondos y funcionarios públicos sea menester... como al tráfico de gengibre.

La información, aparte de por Ferran Monegal, a quien no se le escapa una, pareció diluirse flotando en el viento, pese a su evidente gravedad. Pujol y otros de sus hereus, como el Colomines, hablaron de tirar de las mantas, no sabemos si la misma o cada uno la suya. Millet, Montull y familia disfrutan de lo robado y pasarán en familia el fin y comienzo del año sin que, de facto, nada atribule el caviar, que seguirá siendo pagado por los que no comen y los que comen poco y mal, aunque contentos porque saben el precio real de las cosas incomprables, como la decencia y el honor.
También es cierto que compartir la mesa con gente de esa ralea no ha de ser llevadero, si no que le pregunten al hermano del rata Félix, que lo puso de nenaza mangante a embustero llorón ¡y aún se reprimía! Menda, no hay que decirlo, no invitaría a Pujol, con la excusa de que tiramos la trona y a la mesa no le corto las patas, y a la Ferru ni sola ni con el Bandoler Oropéndola ¡que los cubiertos son de acero pero nuevos!
Ahora sale lo del Sánchez Llibre, miembro de otra saga de "nacionalistas de bolsillos", por ser el lugar donde tienen todos la patria y la matria, y 2'5 millones de euros repartidos entre amigotes de aquí y de allá, con fundaciones de esas que forman el entramado de la "suciedad civil" española, que es la misma sociedad franquista del Movimiento y de las Juventudes Obreras Nacionalsocialistas de toda la vida que, con dinero público e impunemente, se divierten y financian la propaganda y sobornos necesarios para seguir privatizando y robando de lo público con argumentos de la deficiente calidad de la gestión: ¿Se puede ser más indecente?
La respuesta es sí: Hermann Terchst, Aznar, Rajoy, González Pons, Díaz Ferran...

La propuesta va más allá de la lógica evidente e ignora que el beneficio empresarial es un robo a la caja sin relación con la marcha de las empresas, como ha demostrado el batacazo financiero internacional de nuestros grandes economistas y asesores (¡S&P, que no saben sumar globos, ni auditar un kiosco amenaza con la deuda pública española y su calificación: Tiene tanta credibilidad como Madof o Lehmans Brothers y aún emite pronósticos en vez de cerrar y vender cencerros),  y que el beneficio desorbitado de los saqueadores sale de la descapitalización de empresas y trabajadores, encareciendo forzosamente el resultado final, mientras que en lo público nos ahorramos los grandes chupópteros, al menos en teoría (enchufados ineptos al margen).
Ahora resulta que, lo que se gestiona mal por los incompetentes que gobiernan, en base a una ley electoral que garantiza su pucherazo y escaños robados muy poco democráticamente, anteponiendo sus intereses y latrocinios a la gestión eficaz de los presupuestos, se privatiza, para que robar sea aún más fácil, sin control de ningún tipo y siempre con la confianza total que tienen los cerdos de la misma piara entre sí.
La incompetente y muy desbordada -tamuyful, tú, la Geli- consellera de Sanitat envidia a su homólogo fascista de Madrid -no es cuestión de género- que roba a espuertas lo público para regalarlo a los amigos y mata con dolor en sus clínicas públicas a los pobres, para que se hagan un seguro privado y mueran sedados con la morfina que nuestro democrático gobierno se gana matando en Afganistán.

Dos casos familiares muy próximos me hicieron conocer de cerca la eutanasia muy activa que se practica cotidianamente y sin tapujos en los hospitales privados, debida y corporativamente negada cuando es tan conocida como la desvergüenza de Pujol, Millet y demás chusma burguesa de viejos franquistas: Se "cambia" el suero, y el paciente desahuciado, "deja de sufrir", y la esposa se puede ir a llorar a casa... ¡Sin informar a los pacientes de nada! ¿Hay algún juez ahí, o alguien con vergüenza que investigue lo que pasa en esas "fundaciones", "ong" y demás sucursales vaticanas que controlan menores, ancianos, niños, asilos, centros de "desintoxicación" -como si un sectario idiota pudiera curar  a un delirante o a un drogadicto que están de vuelta de todo- con dinero y descontrol públicos?
No, aquí la policía persigue el tráfico de detergentes y tomate en rama de los paquistaníes, que amenazan la "democracia palanganera" del chiringuito. Y a los afganos, que no se dejan matar y persisten en defenderse y gritar que el opio es suyo y no lo regalan.
Nuestra burguesía está avalada con bula divina, bendición canónica y la gracia de dios: ¡Ves, quina gràcia!
Artur Mas, Oriol Pujol y Felip Puigvert  devolverán a plazos y sin intereses lo que robaron con Millet de su Palau d'inversions y Mutua Assegurança al Orfeó Català. Àngel Colom, vergüenza de los colombófilos dice que él se llevó sólo la mitad de lo que dicen los papeles y que, si le da dinero alguien, pagará, que se lo bailó todo.
La Geli, en consecuencia, visto que lo hecho no da para otra candidatura y que ella no es sobrina de ningún Tura ni menos aún florero o jarrón, se financia el futuro apostando por la privada, y, como tantos otros, cumple con el servicio sin miramientos y sin sectarismo: desde luego, de socialista a ella tampoco la podrán acusar, está completamente confesa y absuelta: In nomine money!

J. G. ALBALAT, El Periódico
La Fiscalía de Barcelona está investigando el presunto pago irregular de gastos de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), relativos fundamentalmente a la organización de congresos, por parte de la Fundació Catalunya i Territori, próxima al partido democristiano, y de tres empresas.
La citada fundación está presidida por Josep Boqué Cos, exdirector general de Consum en los gobiernos de CiU en la década de los 90 y considerado políticamente un hombre cercano al diputado en el Congreso Josep Sánchez Llibre. Un proveedor ha implicado ante la policía al parlamentario al declarar que fue este político quien le indicó que, para cobrar una deuda por servicios prestados a Unió, se dirigiera a la red de empresas investigadas y a la fundación, a las que, además, tuvo que girar varias facturas falsas.
La fiscalía inició la investigación a raíz de una comunicación remitida por la Agencia Tributaria. Posteriormente se añadió un informe enviado por la dirección general de Dret i Entitats de la Conselleria de Justícia, que durante un año y medio analizó la contabilidad y la actividad de la Fundació Catalunya i Territori y encontró indicios delictivos. Esta entidad recibió donativos privados por valor de 2,5 millones de euros entre el 2003 y el 2007. En el 2008, último ejercicio fiscalizado, constan en sus cuentas aportaciones de, entre otros, la Fundación Privada Abertis, el BBVA y la Fundació Catalana per les Relacions Internacionals (Intercat). Esta última la preside Salvador Sedó, consejero nacional de Unió y candidato de CiU en las últimas elecciones europeas.

Para acabar con algo bonito:



Archivo