El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

¡Cambiar el sistema, no el clima!


Silenciada por los media a sueldo del fascio, una ola de 100.000 manifestantes recorrió ayer Copenhaguen bajo el lema "¡Cambiar el sistema, no el clima!, reuniendo gran número de miembros de los partidos rojiverdes nórdicos, danés (Enhedslisten, en el PIE -fr. PGE- con EUiA), sueco y noruego, así como de Die Linke y otros partidos de la izquierda europea y organizaciones afines (Attac).
La "Cumbre" está demostrando su inoperancia, detenida en un impasse del que sólo podría sacarla una decisión a nivel presidencial de los paises directamente implicados, enfrentados por razones obvias pues China, Rusia y los G-77 en desarrollo se niegan a aceptar de Obama reducciones que todos consideran que es EEUU quien las debe asumir y costear, pues son sus habitantes quienes producen entre seis y ocho veces más contaminación y desechos que los europeos, siguientes en la lista, y hasta 30 veces más por habitante que las 77 naciones más pobres del mundo.
La hipocresía y prepotencia de Obama y su mediocre gobierno, con la sionista Clinton a la cabeza, ha levantado indignación entre los países en desarrollo, que se niegan a asumir responsabilidades que todos atribuyen a las nefastas políticas imperialistas de yanquis, ingleses y sus aliados europeos, especialmente tras la última gran guerra. 
Las propuestas danesas que circularon como torpedo sonda al principio de las reuniones levantaron entre los miembros del G-77 un clamor de indignación y palabras gruesas contra la desfachatez danesa, que pretendía -como USA y U.K.- que los países emergentes costearen los abusos de las corporaciones durante los últimos 60 años. 
A punto de que la indignación supusiera el abandono masivo y fracaso sonado de la "cumbre" (y con un excanciller danés a la cabeza de la OTAN sustituyendo al fascista y genocida de Yugoslavia Solana), se rectificó la apuesta y se lanzó la propuesta al excusado, que es donde parece se había elaborado, dada su inteligencia y oportunidad.
Máxime cuando la mayor contaminadora de Europa, Polonia, la sucursal nazi y vaticana, quien más contamina a base de su producto nacional, el carbón, y la mayor central eléctrica de Europa  con este combustible, y que "propone" seguir tan tranquilamente hasta que, en 2020, haya sustituido un 20% de esas emisiones (que la dejarán igualmente como la más polucionante del continente) por la construcción de unas cuantas centrales nucleares que permitirán, a su plutocracia corrupta y fundamentalista, jugar con el arma nuclear que se niega al enemigo, a falta del escudo Bush contra el "peligro" eslavo-iraní. Como si los principales enemigos de los polacos no estuvieran, como en España, en sus púlpitos y gobiernos corruptos...

Ahora, los jefes de estado deciden si acuden o no a hacerse una foto cuyo pie podría dejarles -de cara a la historia- como la panda de egoistas e hipócritas que se cargó el mundo, con su afán de codicia suicida y desmedido y con la sumisión indecente y corrupta a las corporaciones que debían desmenuzar, nacionalizar y fiscalizar hasta las últimas consecuencias, comenzando por la banca especulativa y los paraísos donde ellos mismos -y sus reales jefes y jefas- guardan lo robado.

Cumbre del Clima, pendiente de decisiones al más alto nivel
La Cumbre sobre el Cambio Climático que estos días se celebra en Copenhague ha entrado en un callejón sin salida y permanece pendiente de decisiones al más alto nivel para resolver las divergencias entre los 193 participantes, informaron representantes rusos en el foro.
"Desgraciadamente, las partes no pueden llegar a un acuerdo sobre el asunto tan importante como el futuro modelo (energético mundial). Las principales diferencias surgen entre los países que asumieron las obligaciones derivadas del protocolo de Kioto, es decir, los países desarrollados, y los que no lo hicieron, o sea, los países en desarrollo", dijo el miembro de la delegación rusa en la cumbre, Oleg Shamanov.
El protocolo de Kioto, vigente desde 2005, comprometió a 37 países industrializados a reducir sus emisiones para el 2012 con respecto a los niveles de 1990. Al mismo tiempo, en Kioto no se obligó a ningún país en vías de desarrollo a bajar sus emisiones. Actualmente, Rusia y otros países desarrollados se manifiestan para que esta carga sea repartida entre todos.
Según el observador ruso en el foro, Alexei Kokorin, en la ciudad danesa "continúan arduos debates entre los que quieren prolongar el Protocolo de Kioto" y los que se pronuncian a favor de un nuevo acuerdo en esta materia.
"Los países desarrollados, incluida Rusia, insisten en la necesidad de adoptar un documento que incluya a todos los Estados. No pretendemos que el volumen de las emisiones a reducir sea similar para los países desarrollados y en vías de desarrollo. Pero es preciso un marco legal común", indicó Kokorin a RIA Novosti.
Al mismo tiempo, a juicio de Shamanov, el principal escollo para llegar a un acuerdo se radica  en que los países en desarrollo "han subido demasiado el listón de las exigencias".
"De facto, se trata de que quieren tener garantizadas las inversiones financiero-tecnológicas en sus países, para pronunciarse después en relación a los posibles esfuerzos para combatir el cambio climático. Pero eso no conviene a los países desarrollados que no quieren asumir obligaciones financieras sin conocer el alcance de las acciones que van a emprender los países en desarrollo", explicó Shamanov.
Los expertos prevén que estas divergencias serían superadas durante las reuniones al más alto nivel entre ministros y Jefes de Estado de los países miembros de la cumbre, que se llevarán a cabo a partir del próximo día 16 de diciembre. 

La UE destinará anualmente 2,4 mil millones de euros a los países en desarrollo

Líderes de 27 países de la Unión Europea acordaron destinar anualmente 2,4 mil millones de euros a los países en desarrollo para combatir el calentamiento global, informó hoy el primer ministro de Suecia, Fredrik Reinfeldt, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE.
El G-77, con China al frente, consideró ridículas las ayudas, en relación a las necesidades reales de estos países y sus actuales deficiencias económicas y sociales.

Medvédev participará en la cumbre del clima en Copenhague
El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, participará los días 17 y 18 de diciembre en la cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebra en Copenhague, Dinamarca, informaron fuentes del Kremlin.

Rusia descarta frenar su crecimiento económico para reducir emisiones tóxicas
Moscú, RIA. El asesor del presidente ruso para el cambio climático, Alexander Bedritski, declaró hoy que Rusia no piensa limitar su crecimiento económico para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
"No limitaremos nuestro crecimiento económico. Necesitamos recorrer el mismo camino que todos los demás países: primero, el crecimiento, y sólamente después, recortes absolutos", manifestó Bedritski.
El funcionario afirmó que la reducción de emisiones en un 25% para el año 2020 es "una cifra bastante buena" y que "Rusia es líder en lo relativo al recorte de la presión antropogénica sobre el clima".
También descartó la venta de cuotas sobre emisiones de CO2 a otros países y sugirió ensayarlo primero en el mercado interno, "en forma de proyectos piloto en algunos sectores, por ejemplo, el del gas".
Preguntado acerca de la Cumbre del Clima en Copenhague, señaló que este foro podría derivar en la firma de un acuerdo político pero no de un convenio vinculante en plano legal.


Archivo