El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

Elecciones catalanas: ¡Gandalf! ¡Aragorn! ¡Hobbits!


¿Dicen que es supernormal, para esconder que parece subnormal?
El PP, CiU, Ciutadans, Laporta SC con el loro y Anglada con sus boíxos nois competirán por el voto nacionalcatólico o de derechas. Pero sólo tienen posibilidades de quitarle voto a CiU en Barcelona y alguna gran ciudad, dada la ley electoral que le regala los votos del caciquismo rural a CiU, con la única competencia del que se lleva ERC, esa mezcla esotérica de Bloc Obrer i Camperol, Unió de Pagesos, PSAN, JERC, Maulets y doscientos grupos de amigos, uno por barrio y tres por aldea, que reunen la multiconcepción nacionalista-independentista en un guirigay pre Buenaventura Carles Aribau y la Renaixença Catalana, cuando hasta de que Cataluña era algo más que la despensa de Aranjuez se tenía que convencer al personal extraño parlante, viajero, turista, delegado del gobierno o clandestino.

CiU está de corrupción hasta las agendas de Millet, Montull, Osácar, el papá de Artur Mas, Jordi Pujol y todo su clan de familia numerosa y sus tentáculos, Alavedra, Prenafeta, Puig, Molins, Opus, Fundació CatDem, tranquil Jordi tranquil, y su socio de logia y púlpitos Durán Lleida, Fundació Catalunya Caixa sempre oberta a la pasta i tota la senyera embolicant la cartera... ¡Si el convergente libre de mangoneos tira la primera piedra, es que hay uno!

Y sus pequeños caciques de Castellfullit -fullit- de la Roca, Aiguaviva, Granollers, la docena de la lista ya publicada y bajo investigación o en trámite en tribunales que no casualmente van mal de presupuesto, personal, jueces y una legislación que da asco, elaborada por los mismos que se ríen de ella: PSOE-PP-CiU-PNV-PA-UP…
Por resumir, en todos aquellos lugares donde la ley electoral fascista sólo hizo que fijar al cacique de siempre, en una generación posterior o de la misma, como alcalde y amo perenne de la comarca, compartiendo o repartiéndose el pastel con amigos y asociados, socioconvergentes en el target: ¡Todo por la pasta!

Una derecha que no se avergüenza en ser abanderada por un ladrón, estafador y criminal impune y legalmente reconocido y público desde esa CEOE que se enriqueció fraudulentamente, merced a la corrupción del franquismo pepero y meapilas, y provocó el fin de las burbujas (que en España la crisis es una y trina, y no como la de Venezuela, China, Brasil, Rusia…) cuando le convino, agravándola cuanto pueden para acabar de hundir un gobierno de incompetentes como el de Zapatero y las Parcas, y manejándolo en su deriva a gusto contra la clase trabajadora que les paga -a todos- las facturas.

El PSC-PSOE tiene un follón interno -o intestino- lo más parecido a un principio grave de cólera o a un envenenamiento por amanita phaloides, que está muy en boga con la crisis y el hambre aficionada a lo gratis o barato.

Por un lado, los catalanistas "históricos" herederos de Maragall, que también regalarían a Montilla, el charnego traidor al jefe, con Amanita Cetrina, o con la Muscaria con cuatro barras amarillas. La izquierda federalista del PSOE, que nutrió las alcaldías de la periferia o cinturón rojo, ahora butanito, está pringada de corrupción como lo está el propio ayuntamiento de Barcelona, y como lo están, con algunas honrosas excepciones, el 80% de los ayuntamientos del PSOE-PP-CiU-PNV-PA-UP, y tampoco están con el coraje y las espaldas como para enfadarse con Montilla o con el calimocho Zapatero; y menos enfrentarse a los que quedan de Maragall o Castells. Ahora toca hacer piña -quien quede- para que no se hunda el castell, aunque sea con todos abajo, donde es más fácil salir corriendo antes de caer en Can Brians.

Y ni unos ni otros parecen querer entrar a saco y por los bolsillos -que no es al parecer cosa de cuernos- a ver quien se los ha llenado. Ni PSC-PSOE ni mucho menos CiU, donde todos los héroes históricos de la inexistente tra(ns)ición pasarán a ser catalogados como embutido barato y, además, adulterado, tóxico para la población y con un residuo de purines impregnando la sociedad catalana desde muy arriba hasta bien abajo.

Porque los lazos y madejas se pierden entre siglas paralelas, convergentes y tangentes, abarcando desde guardia civil y policía de todos los ámbitos, ya en el tráfico de cocaína desde el puerto de BCN, con implicados de la Fundació Catalunya Oberta de CiU (Jaime Tossas) y funcionarios de confianza del Ayuntamiento del PSC, o mossos de escuadra colocados en tiempos de la pastora Tura -que ahora regresa a salvarnos, tras haber dejado lo de la justicia y los mossos antes tal como estaban, pero todos juntos-, y sus antecesores convergentes.

También en el cas Palau o en cas Hotel o el Pretoria de Gramenet, Andreu de Llavaneres y esa extensa red de Ferroviales, Koplowitz y medicina privada con ayudas públicas, se mezcla el potaje repugnante del franquismo más rancio, con Samaranchs, Serras, Círculos Ecuestres y demás hechiceros componiendo la pócima que nos vienen haciendo tragar, y que por lo visto funciona, porque el personal ¡no veas lo que traga!

De ICV-EUiA da pena hablar, por el esfuerzo de Sísifo de la clase trabajadora, de sindicalistas y militantes, jóvenes estudiantes y lúcidos intelectuales cansados de luchar contra los molinos gigantes de unos media todopoderosos. Propaganda descarada, que ni siquiera esconde o disimula la manipulación y la mentira, con el mayor descaro ante la impunidad de no tener competencia, todita bien silenciada. Todos a sueldo de la misma derecha con diferentes siglas y poltronas, pero con los mismos consejos de administración y accionariado y disparando cañonazos de confusión por doquier. Una tarea sobrehumana para los escasos medios de la coalición y simpatizantes.

Aquí ICV-EUiA, con más moral que los 7 magníficos pero con mucha menos pasta para orquesta y tramoya

Y ni siquiera se puede fiar uno de esos socios que utilizan la ley electoral como arma para relegar a un trato de convidado de piedra continuo a EUiA y los comunistas.

Lo que hace de estas tal vez la última oportunidad para una coalición entre comunistas y los eco en busca de cualquiera para joder a I.U., sea en València con Compromís (entre ells 4), o con Urralde el pajarita verde que cena sin pagar y ahora va de al Mahdí -por la bandera verde, claro-.

Sólo hace falta ver las web de ICV y la del movimiento comunista de EUiA. Los primeros son siempre sólo ICV, aunque sus representantes lo son como coalición y con los votos de ambos grupos, mientras en los temas institucionales EUiA menciona siempre el conjunto de las siglas. No es raro ver lo mismo en el tratamiento de los medios, donde raramente se menciona EUiA ni en siglas, y menos en declaraciones. El representante de Ciutadans, el demagogo Ribera, supera a Miralles -ambos miembros de la Diputación permanente del Parlament- en varias vueltas al hipódromo y 200 apariciones a 2 en TV3… ¿Con cuantos votos?

Y con una gran masa de militantes y sindicalistas que fueron aparcados por oportunistas y se niegan a participar por un resquemor rayano en la tozudería; o los golpeados por la dinámica implacable del mercado y que se niegan a participar en la farsa electoral, a pesar de que saben que no existe ninguna otra forma de conseguir un cambio político en este corral que con la victoria electoral o con la fuerza suficiente para poder denunciar lo que por las instituciones se cuece, precisamente desde EUiA en Catalunya y Izquierda Unida en el resto. ¿O esperan la ayuda de los ejércitos chinos desembarcando en la Villa Olímpica?

Y así lleva el timo para rato, desde que dicen que murió el papá putativo de éste que ya lleva 35 años, y a punto de ganar el título de pichichi de las democracias orgánicas occidentales.

¡Gandalf!

¿Hay alguien ahí?

¡Gandalf!



Archivo