El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

Sin Kiang: El Nuevo Dominio


El Takla Makán Gov (mongol gov: desierto): "¡Si entras no sales!"



Con más de 2.200 años documentados, desde la I dinastía china Han, de lucha por el control de las dos rutas comerciales de la Seda, y unos cuantos siglos entre Rusia, China y sus vecinos, lo de ahora es un sarpullido sangriento en el que las víctimas del odio racial son, como siempre, de los dos lados. Afirman los Han que esos 156 primeros eran suyos y quieren otros tantos uigures. ¿Es la ley yasak otra vez?
¿Es mejor para las democracias un Sin kiang como Afganistán que chino?
Los instigadores, posiblemente, también estén en ambos lados de la corriente.
Rusia tampoco es ajena a sus propios intereses y a los de EE.UU., cuya base en Manas, muy cerca de la capital uigur, Medvédev quiere cerrada.
Por éso le deja a Obama pasar por Rusia, porque éste está ofreciendo sumas extraordinarias a Kirguizistán para que rompa el acuerdo con Rusia o, al menos, retrase el cierre un tiempo, hasta que encuentre un nuevo emplazamiento.
Es de esperar que el castigo prometido alcance asimismo ambos lados de la calle y, los financiadores, vayan quedando al descubierto, como en Honduras.


Viendo lo que está pasando en Sin Kiang ("El nuevo dominio") y lo que ahí se cuenta: "Los conflictos más graves desde la fundación de la República Popular -la SER-". Y como se explica ahora un enfrentamiento civil entre dos etnias por un asunto criminal atizado por intereses corporativos organizados, desde Japón a EE.UU, se le revuelven a uno los recuerdos.

En Kashgar, al oeste, se bifurcan las rutas que cruzan el temible desierto de Takla Makán ("Si entras no sales"). Por el norte el Altai ("Monte sublime") turco y Tien Shan chino ("Montañas del Cielo") corta con un escudo de hielo las estepas kirguises, kazakas y oirates. En esa ruta guiada por el río Tarim se desarrollaron kanatos (turco Kent: ciudad), alianzas entre ciudades, equivalentes a las polis helénicas o municipios romanos, gobernadas por senados de tribus y reyes electos (turco rey: voto), ya hace tres milenios.
Todo el mundo sabe que los chinos formaron, a inicios del segundo milenio antes de nuestra era, un germen de imperio, como conjunto de naciones sometidas a un designio y orden común.
Pero casi nadie sabe que, de un lado al otro de la estepa, es decir - y no se espanten-, desde Corea del Sur hasta la Panonia húngaro-austríaca, existía un modelo político establecido completamente distinto pero perfectamente organizado. Un imperio de clanes de jinetes nómadas ganaderos.
El de aquella reina Tomyris que hundió la cabeza de Ciro el Grande de Anzán en un tonel de sangre "para que se saciara", aunque hubiera sido ya decapitado, reina de los massagetas, "clan de oro" de los escitas y sármatas europeoasiáticos, hace 2.600 años (Heródoto). Las 36 naciones de Asia, según los anales chinos de la época.
Y que aquella alianza "turca" conquistó China varias veces y tuvo allí sus dinastías, como los T'o Pa o Tabgatch, los Wei o la gengiskhánida..., incluyendo a Atila, cabeza de la Jungaria o mano derecha del ala militar turcomongol, desde los primeros xiong nu o hunos (s. III ane.) y sus Shan Yu o Hijos del Cielo.
No es posible resumir la intensa historia de un territorio que, como Catalunya, fue Marca fronteriza de todos los imperios, y cuna de una sociedad cuya lengua, el tocario, significa en turco: comercial, siendo tronco del propio turco, el urdu y el pashtu, y emparentada con el iranio pahlavi, el escita, el griego y el sánscrito y las lenguas brahmi.
En el s. VII los caballeros kutcheanos eran una fuerza de choque organizada sólo comparable a la de los akatzires de Atila o los catafractarios introducidos por Belisario, pero mejor armados y con caballos con estribos y silla, y arcos curvos muy superiores a los bizantinos. Y vestidos con seda china bajo cascos y corazas de oro, como se ve en los frescos de Kizil ("Roj0"), del s. VII dne.
La propia china Han, mil años antes, había ya copiado la caballería xiong-nu o huna para poder enfrentarse a ella. Sólo las hazañas y guerras del general Ban Tchao, de los Han, en el Tarim (s.II ane.) contra sus kanes superan de largo y dejan como escaramuzas barriobajeras al propio Julio César.
Por ello, ante lo imposible de meter un mundo y millones de historias en un post, les dejo unas páginas que ilustran el período XIX y XX, de una colección de historia tan seria y poco acusable de tendencias extrañas como Siglo XXI. Es sólo una pincelada pero especialmente interesante al final, cerca de donde estamos ahora: el período más largo, en tres mil años, de paz en Sin Kiang. ¡Que dure, s.v.p!







Etiquetes de comentaris: ,



Archivo