El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

Los khodja chiítas de Sinkiang



Los Khodja se autodenominaban descendientes del profeta Muhammad y los cuatro primeros califas. Dueños de Kashgar y Bujara, se hicieron kanes del Kanato Chagatai y Uiguria, durante el imperio turcomongol gengiskánida (s.XIII y XIV).

Según el Zafer Name y el Ta’rik-i -Rashidí, Khizr Khodja (Kizir Koya), heredero de la dinastía musulmana gobernante en el Kanato Chagatai del Mogholistan, y también del linaje gengiskánida, fue quien convirtió a la fuerza a los turcos uigures, maniqueos desde el s.VII por lo menos.
La forzada conversión se produjo hacia el año 1390 (Hégira, 792-3) cuando, expulsado por Tamerlán (Timur Len), se refugió entre los últimos uigures del Turfán.
Pese a la leva forzada, Khizr Khodja fue derrotado y expulsado hacia el Gobi, aunque más tarde fue repuesto en el poder de todo el Mogolistán y casó una hija con el propio Tamerlán, que emparentaba así con los descendientes de Temudjin (“Herrero”) el Gengis Kan (Kan Oceánico), y de Muhammad, el profeta del Islam.



El Kanato Chagatai, que abarcaría el actual Sin Kiang, comprendía la patria ancestral de los uigures, cuyo nombre no casualmente se relaciona con el yogurt. Su conversión a la “Iglesia de la Luz” de Mani o Manes “el viviente”, de Babilonia, torturado y crucificado por los magos medos el 273 (ó 277) dne., supuso el abandono de los hongos euforizantes con que se mezclaba la leche de yegüa entre los chamanes turcomongoles -el védico Soma e iraní Haoma-, y del qumis de leche fermentada que aún beben los nómadas.
Los Illich, reyes uigures, se alimentaban casi o exclusivamente de leche de yegüa, según todas las fuentes.


Persas safávidas chiítas contra uzbekos sunnitas...


El khodja Hazrat Apak fundó, en 1678, con ayuda de los mongoles, la primera “teocracia” aristocrática chiíta del mundo y, siguiendo el antiguo modelo aristocrático persa -donde seis familias poseían toda la tierra-, ya entonces completamente chiíta, los khodjas se repartieron el poder.


Fue en 1758 cuando un ejército chino, al mando del mariscal Tchao Huei, descendió desde la cuenca del Ili al Tarim, venciendo a los dos últimos hermanos khodjas en el poder.
Khodjo Kan fue vencido cerca de Kutcha y se fortificó en Yarkand, resistiendo enérgicamente.
Su hermano Bur Kan ed-Din se hizo fuerte en Kashgar. Ambas cayeron tras largo asedio, en 1759, y ellos se refugiaron en Badakshan donde, pese a las protestas de los musulmanes, el Bek (Jefe de los ejércitos de un territorio) cedió a las amenazas imperiales y les ejecutó.
La cabeza de Khodjo Kan fue enviada, seguramente dorada y hecha copa (¡”grial”!), al general Fu-Te.
Tchao Huie fue quien anexionó la Kashgaria al imperio chino-manchú, creando la “Nueva Marca” o “Nuevo Dominio”, Sin Kiang, manteniendo la libertad religiosa entre los musulmanes.

En 1947 los uigures, apoyados desde el Turquestán oriental por los rusos, consiguieron que Chian Kai Chek, dictador de los nacionalistas chinos, destituyera al general Chang Chih-chung, jefe del gobierno provisional de Sinkiang en Urumchi.
El uigur Masud Sabri, “extremadamente conservador” y miembro de una de aquellas antiguas familias khodjas terratenientes, fue destituido al poco para evitar revueltas por Chian Kai Chek, sucediéndole otro uigur algo menos tiránico, Burkhan.
Pero era ya demasiado tarde para los fascistas chinos o uigures, el propio general Chang participó en Pekín en el Consejo Consultivo del Pueblo y, sin resistencia alguna, Sin Kiang pasó a ser comunista en 1949: la Región Autónoma Sinkiang-Uigur.
Chian Kai Chek huyó a nuestra Formosa, la dictadura fascista y colonia yanqui-nipona de Taiwan.

El “exilio” uigur, descendiente de Timur Len, Temudjin (Temuyin), Muhammad y los khodjas divinos, y repartido entre EE.UU. y Japón, presiona ahora desde sus mesiánicas Ongs, como la aristocracia persa, nostálgicos de los hermosos y dorados tiempos de Artajerjes, Kurus y Darayavaus: Xayaziya dayunam, Xayaziya Xayaziyanam, Vistaspas pita, Haxamaniya... Baga vazarka Ahura Mazda! Νε Δια!

Etiquetes de comentaris: ,



Archivo