El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

Yashua (Jesús) o Jasón: tres años de Sumo Sacerdote

A principios del s. II ane. y bajo el reinado del seleúcida Antíoco IV Epífanes ( (175 a 163 ane.), el sumo sacerdote de Jerusalén, de nombre Jasón: “Se llamaba en realidad Jesús, pues los judíos partidarios de la helenización tenían nombres griegos. Un tal Onías (hermano de Jesús), se llamó Menelao (como el hermano de Ptolomeo Soter, Salvador, de Egipto). Uno de sus sucesores, Eliakin, prefirió adoptar el nombre de Alcimo”.

Moneda de Antíoco IV. En otro lado se puede ver a Apolo. La inscripción dice ΑΝΤΙΟΧΟΥ ΘΕΟΥ ΕΠΙΦΑΝΟΥ ΝΙΚΗΦΟΡΟΥ (Antíoco, imagen de Dios, portador de la victoria).

Flavio Josefo explica en su Historia de los Judíos I, 31 (con más detalle en sus Antigüedades XII, 237), lo sucedido en Jerusalen en el año 171 ane.: “Cuando se hallaban en discordia los más poderosos de los judíos, Onías, uno de los sumos sacerdotes (Onías IV, hijo de Onías III), consiguió imponerse y expulsó de la ciudad a los hijos de Tobías, en el mismo momento en que Antíoco (IV), llamado Epífanes, luchaba contra Ptolomeo VI por la Celesiria.

Entre ellos había una rivalidad por el poder, pues ningún noble soporta someterse a uno de su misma clase. Los vástagos de Tobías recurrieron a Antíoco y le pidieron que les tomase a ellos como guías para invadir Judea. El rey... tomó a la fuerza la ciudad y mató a un gran número de los partidarios de Ptolomeo (y Onías IV, enfrentado a su hermano Jesús y los hijos de Tobías). Dejó libertad a sus soldados para que hicieran pillaje y él, en persona, saqueó el Templo y prohibió durante tres años y seis meses los sacrificios perpetuos que tenían lugar todos los días” (restablecidos en el 65 ane. más de cien años después).

Este Jesús, cuyo nombre mudó en Jasón: “Propuso al rey (Antíoco IV) que le nombrase sumo sacerdote a cambio de una suma de dinero (era lo habitual en Judea y no ha cambiado nada en Roma); que registrase a los habitantes de Jerusalén como antioquenos, transformando entonces la ciudad en la polis de “Antiocheia”, y que construyera en ella un gimnasio y un ephebeion, para educar a los jóvenes según el modelo griego. Antíoco accedió a ello y, con la ayuda de Jesús-Jasón como sumo sacerdote, los Tobías impusieron su dominio en Jerusalén y gobernaron la nueva polis“.

Onías (o Menelao) IV huyó junto a Ptolomeo (Filométor) _foto- que le donó “un lugar en la región de Heliópolis, donde fundó una pequeña ciudad y levantó un templo similar a la ciudad y al Templo de Jerusalén” (destruido el año 73 dne.) (F. J. I, 34).
Jesús fue tres años sumo sacerdote, a su manera, debiendo huir tras la rebelión del sacerdote Menelao (otro Onías que, como Jesús, eran nombres muy corrientes), hermano de Simón, el jefe del Templo.

La situación desembocó en una guerra civil mientras el pueblo creía que el rey Antíoco había muerto en su intento de invadir Egipto, frustrado por las órdenes llegadas de Roma. Regresó entonces Jesús-Jasón a Jerusalén y exterminó a los partidarios de Menelao.

Entretanto regresó el rey y asaltó la ciudad aniquilando ahora los adversarios de Menelao, aunque ya Iesus-Iasón había marchado poco antes reconociendo lo inseguro de su situación.

El tesoro del templo fue saqueado, llevado en triunfo a Roma, y se construyó una fortaleza para las tropas seleúcidas (la Akrá). En el 168 ane., bajo Antíoco IV, se iniciaron las persecuciones contra los judíos que seguían la Torá.

Por orden real se prohibió la observancia del sabbat y la circuncisión “y se obligó a los judíos a comer alimentos que les estaban vedados. Cualquiera que tuviera un pergamino de la Torá era ejecutado”.

El Templo fue profanado y se instauró en él la prostitución ritual, como en los cultos sirios a la fertilidad. “El 15 de Kislev de 167 ane., en el emplazamiento del antiguo altar se erigió uno dedicado a Zeus Olímpico (o Baal Shamin ), y en él se sacrificaron cerdos”.

Hacia esa fecha se redacta el Libro de Daniel (165 ane.) con Palestina gobernada por griegos sirios, narrando la espera de una “redención militar mesiánica por el ungido (Krystos: “ungido con óleos” era como llamaban los hebreos al Mesías o Salvador esperado cuando hablaban griego), el Príncipe que conduce a un gran imperio judío”:
“Proseguí viendo en la visión nocturna, y he aquí que en las nubes del cielo venía como un hombre... Y concediósele señorío, gloria e imperio, y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron... un señorío eterno... un imperio que no es destruido”.

El pueblo hebreo ya llamó mesías (en hebreo masiah) al rey David, también conocido por el Ungido, el que “colaborando con Yahvé, tenía derecho a gobernar sobre sus dominios terrenales. Se llamó también mesías a los sacerdotes, a los escudos, a Saúl, predecesor de David, y a su hijo Salomón” (M. Eliade, p. 140).

Siguió la famosa rebelión de los Macabeos, dirigida por Matatías, su hijo Judas y, a su muerte en abril del 161 ane. en la batalla de Alasa o Elasa, por su hermano Jonatán, que fue nombrado sumo sacerdote e inauguró la dinastía de sacerdotes asmoneos que concluyó con Herodes Agrippa II y su hermana y esposa Berenice.

Simón Macabeo (foto), hermano de Jonatán, fue primero aliado y después enemigo de Antíoco y su sucesor Demetrio: “Liberó a los judíos de la dominación de los macedonios”. Llegó a sumo sacerdote, y engendró a Juan Hircano, el gran rey macabeo que fundó la dinastía asmonea.

Precisamente Simón murió en un banquete, asesinado por su yerno Ptolomeo, que encerró a su mujer y dos hijos en prisión y “envió algunos hombres para matar a Juan, el tercero de los hijos, llamado Hircano” (F.J., I,54). He ahí la posible leyenda de la “matanza de inocentes”, atribuida a Herodes el Grande, 140 años después.
El rey Antíoco V Eupator (nombre mitraico) revocó los decretos antijudíos de su padre y ejecutó a Menelao como autor del conflicto.

Jasón, nombre mítico desde el viajero de una sandalia guía de los antiguos Argonautas, es el nombre que Julio César y Octavio Augusto dejaron fijado en las iniciales del calendario (Iulius, Augustus, September, October, November), y se halla en los Oráculos de Zarathustra o en textos gnósticos como la Cosmopoia de Leyden siendo uno de los cien ángeles o buenos espíritus, con el nombre de Iasonel, cuyas letras suman 10+1+200+70+50+5+30=366.

Uno de los pocos relatos en que "coinciden" los cuatro evangelios es precisamente el del prendimiento en el huerto de los olivos (lugar santo y oracular de la Diosa Madre Rea o Appia) de Getsemaní.

Dos de los discípulos del nabí (Pedro y Judas Iscariote, es decir, el sicario) llevan espadas escondidas, y uno hiere a un tal Malco con ella, siendo el maestro quien le reprende y le hace desistir de la lucha. Así, al menos dos de los discípulos serían zelotes, guerrilleros unidos espiritualmente a la comunidad esenia de Qumrán. Y no olvidemos que José, el padre, adoptivo o no, de Jesús, era esenio y por tanto discípulo del Maestro de Justicia. (Turco, Rab: Dios; aram. Nabí: maestro).

También el sobrenombre de los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, llamados boanerges o “hijos del trueno”, se traduce en hebreo por “furioso, colérico”, lo que relacionan muchos autores con su pertenencia a los zelotes o los esenios, luchadores activos por la independencia política, cultural y económica del pueblo hebreo. Pedro era apodado Barionas: “hijo de Juan”.

Ianos o Jano y Jonás o Ionas, el de la ballena, con las mismas letras, son símbolos del mismo secreto a través de distintas fuentes u orígenes: el de Oannes o Ummani, el hombre pez. Ambas eran también historias de marinos, como la de Odisseus (Ulises), y seguramente originadas por la catástrofe de Thera y sus terribles consecuencias (1650 adne.), igual que las diferentes versiones del Diluvio mesopotámicas renacidas en época casita, tras haber permanecido olvidadas en los archivos de los templos desde que, a finales del IV milenio, se produjeran ciclos de grandes inundaciones por un brusco cambio climático.

Tito Flavio Vespasiano

Tito Flavio Sabino Vespasiano (17 de noviembre de 9 - 23 de junio de 79), conocido como Vespasiano, fue emperador del Imperio romano desde el año 69 hasta su muerte; su denominación imperial en latín era IMPERATOR·VESPASIANVS·CAESAR·AVGVSTVS.

Fue el fundador de la dinastía Flavia, que gobernó el Imperio romano desde el año 69 hasta el año 96. Le sucedieron sus hijos Tito (79-81) y Domiciano (81-96).

Descendía de una familia del ordo equester que había alcanzado el rango senatorial durante los reinados de los emperadores de la dinastía Julio-Claudia. Siendo designado cónsul en 51, ganó renombre como comandante militar, destacando en la invasión romana de Britania (43) al mando de la Legio II Augusta. Comandó las fuerzas romanas que hicieron frente a la rebelión de los judíos del año 66.

Cuando se disponía a sitiar Jerusalén, la capital rebelde, el emperador Nerón se suicidó, sumiendo al Imperio en un año de guerras civiles conocido como el Año de los Cuatro Emperadores. Tras la rápida sucesión y fallecimiento de Galba y Otón y el ascenso al poder de Vitelio, los ejércitos de las provincias de Egipto y Judea proclamaron emperador a Vespasiano el 1 de julio de 69.

En su camino hacia el trono imperial, Vespasiano se alió con el gobernador de Siria, Cayo Licinio Muciano, quien condujo las tropas de Vespasiano contra Vitelio, mientras el propio Vespasiano tomaba el control sobre Egipto. El 20 de diciembre, Vitelio fue derrotado y al día siguiente Vespasiano fue proclamado emperador por el Senado.

De la información que ha sobrevivido del reinado de Vespasiano tras sus diez años de gobierno destaca el programa de reformas financieras clave que promovió, tan necesario tras la caída de la Dinastía Julio-Claudia, su exitosa campaña en Judea y sus ambiciosos proyectos de construcción como el Anfiteatro Flavio, conocido popularmente como el Coliseo Romano. Tras su muerte el 23 de junio de 79 fue sucedido en el trono por su hijo mayor, Tito.

Tito

Tito Flavio Sabino Vespasiano, comúnmente conocido con el nombre de Tito (30 de diciembre de 39 - 13 de septiembre de 81) fue emperador del Imperio romano desde el año 79 hasta su muerte, en 81, y según el fariseo y judío historiador Flavio Josefo, fue proclamado Mesias y reconocido como tal por esa secta hebrea. Fue el segundo emperador de la dinastía Flavia, dinastía romana que gobernó el Imperio entre los años 69 y 96; dicha estirpe integró los reinados de su padre, Vespasiano (69-79), el suyo propio (79-81) y el de su hermano, Domiciano (81-96).

Antes de ser proclamado emperador alcanzó renombre como comandante militar al servir a las órdenes de su padre en Judea, durante el conflicto conocido como la Primera Guerra Judeo-Romana (67-70). Esta campaña sufrió una breve pausa tras la muerte del emperador Nerón (9 de junio de 68), cuando su padre fue proclamado emperador por sus tropas (21 de diciembre de 69). En este punto, Vespasiano inició su participación en el conflicto civil que asoló al Imperio durante el año de su nombramiento como emperador, conocido como el año de los cuatro emperadores.

Tras dicho nombramiento recayó sobre Tito la responsabilidad de acabar con los judíos sediciosos, tarea que realizó de forma satisfactoria tras sitiar y conquistar Jerusalén (70), cuyo templo fue saqueado y destruido por sus tropas (que desobedecieron sus órdenes expresas de no hacerlo) en el incendio a la ciudad. Su victoria fue recompensada con un triunfo y conmemorada con la construcción del Arco de Tito.

Bajo el reinado de su padre, Tito cosechó recelos entre los ciudadanos de Roma debido a su servicio como prefecto del cuerpo de guardaespaldas del emperador, conocido como la Guardia Pretoriana, y también debido a su intolerable relación con la reina Berenice de Cilicia. A pesar de estas faltas a la moral romana, Tito gobernó con gran popularidad tras la muerte de Vespasiano el 23 de junio de 79 dne. y fue considerado como un buen emperador por Suetonio y otros historiadores contemporáneos.

Lo más importante de su reinado fue su programa de construcción de edificios públicos en Roma (Tito finalizó el anfiteatro Flavio, conocido comúnmente como el Coliseo). La enorme popularidad de Tito también se debió a su gran generosidad con las víctimas de los desastres que sufrió el Imperio durante su breve reinado, la erupción del Vesubio en el año 79 dne. y el incendio de Roma de 80 d. C. Tras dos años en el cargo, Tito falleció a causa de unas fiebres, el 13 de septiembre de 81 dne.

La gran popularidad de Tito hizo que el Senado lo deificara. Tito fue sucedido por su hermano menor, Domiciano (foto).

(De "Los lobos del Cielo") y Wikipedia.

Etiquetes de comentaris:



Archivo