El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

Zeus, Pandora, Belerofonte, Pegaso y Kimera: un guión para temblar



Georgia y Azerbaidjan fueron, hace cinco mil años, la Aea (leído Ea), Casa del Agua en la semítica lengua acadia (de la ciudad de Akkad). Allí voló Frixo desde Grecia sobre un vellocino de oro que regaló al rey-sacerdote, y que éste colocó sobre un árbol, bajo la protección de una gran serpiente oracular y su sacerdotisa Medea (gr. guardiana). Jasón se llevó el vellocino a Grecia, con los argonautas, y Medea acabó matando a sus hijos por celos hacia su marido...
Allí mismo se desarrolló el mito de Prometeo, encadenado por Zeus por haber robado el fuego para calentar a la mísera humanidad. Liberado Prometeo Zeus envió a Pandora y la cajita que, una vez abierta, dejó sueltas enfermedades y guerras.
Lo cierto es que la antigua ruta de la seda cruzaba el Kara Kum (Arenas Negras) por donde entonces pasaba el Amu Darya (Jaxartes) y desembocaba en el Caspio (los chinos o los macedonios seléucidas, en II adne, lo desviaron al mar de Aral, lo que fue un desastre ecológico brutal). Del Caspio, en barco, hasta Bakú, paso de Derbent (Puertas Caspianas de Alejandro) y siguiendo los cáuces, hasta Poti, en Abjasia, donde, en el siglo V adne, se hablaban más de 80 lenguas.
¿Complicado? No es nada. En Georgia hay tres familias lingüísticas vivas: el georgiano propiamente dicho, del grupo kartveli caucásico; el abjasio del grupo adigueo-abjasio, también caucasiano; el osetio del grupo iranio (sármatas europeos). Junto a los osetios, divididos en dos por en medio, los txetxenos y los ingushes o ingusetios hablan lenguas naj caucásicas, los avares lenguas daguestanas, emparentadas con las caucásicas y con la azerí, del grupo turco altaico, del Azerbaidjan (la dj es en otros idiomas turcos "y").

Además de los citados encontramos kabardinos, emparentados con los abjasios y separados por los karachaios y balkarios, también del grupo turco altaico. Circasianos y adigueos, familia de abjasios, se reparten en tres grupos aislados entre sí. Lakes, darguinos, tabasaranos, lezguinos, agulianos comparten el grupo daguestano rodeados de azeríes y txetxenos...
Podríamos seguir y ahorraros un valium, perdón diazepán, o un discurso del zapatero, que duerme igual, pero da una idea el follón caucásico, por lo antiguo, de que invadir Osetia por parte del Miguelito Saka-Willy, compañero de bravuconadas del arbustillo, mientras se aplaude lo de Kosovo y se rodea uno del teletuby polaco, el butanero envenenado-superviviente (Yasir Arafat no sobrevivió, tampoco Milosevic y espera con Radovan ya tres) y otros siervos con los bolsillos llenos y las conciencias podridas, no es inteligente, ni pacífico, ni democrático, ni liberador. Y conste que desde el Eduardito Schevernadze, amigo de trompas de Yeltsin, en Georgia han habido ¿cinco guerras civiles? ¡Coño con la caída del muro aquel y el fin de la historia y la pax americana y los anuncios de las voces de su amo!
Yo me imagino al Lehendakari y los Honorables proclamando lo de Maciá y los tanques llenos de "hermanos" ecuatorianos y colombianos en busca de una merecida nacionalidad, que yo no quiero ni regalada, arrasando Hermés en Pedralbes, Sant Gervasi de Cassoles y Vallvidrera, Sant Martí de Provençals y Horta, para poner orden en esta Georgia llena de Santos Georgitos dispuestos a matar mil veces al dragón separatista.
Lo malo del mito es que el original, Belerofonte, volaba sobre PEGASO y mató a la Kimera derramando plomo hirviendo en sus fauces ayudado por la Gran Diosa Blanca. El Georgito y el Miguelito van a pié y, esta vez, los dragoncitos separatistas tienen a la Gran Diosa Blanca de su lado... Vés quina cosa!

Telo Prometotú.

Etiquetes de comentaris:



Archivo