El Colomí Missatger

Opinió política, mitologia i història de les religions

AZNAR Y P.P. EN LAS ANTÍPODAS

Australia, 20 de marzo:
El presidente de la fundación Faes (antes Falange Española), Jóse María Aznar, está en Australia, apoyando la política de sus amigos Bush-Blair y del primer ministro australiano, cuyas tropas colaboran en las invasiones de Afganistán e Iraq como aliados del imperio.
Siempre pensando en los suyos, Aznar se acompaña de su yerno y empresario, de humos y boxes, sin que se sepa quien financia la gira, si el amigo, el partido o la fundación ¡sin ánimo de lucro! que se nutre con impuestos, dinero más que negro u opaco, y se reparten al mus los mismos.
Cuando fue preguntado sobre las declaraciones de su amigo navarro, el inefable Jaime del Burgo, reconociendo que la foto de las Azores fue un error “de Aznar”, y aún más para lo que íbamos a representar después en la masacre (comparsas o malditos), en la esperpéntica y fascista agresión angloamericana, retorció el bigote y zarandeó el mocho teñido... ¿Será por el viento noto o austro, que por allí resopla?
Mientras, en la Iberia revuelta de los Borbones, Acebes el Desmemoriado centra su discurso en eta-Chaos, esperando crear un idem donde puedan pescar salmón a tiros, como cuando mandaba su abuelito. Pero, en un juzgado de Madrid, los datos dicen cada día, testigo a testigo, que sólo él y su camarilla insistían, contra todas las evidencias y pruebas aparecientes aquel 11 de marzo, en proclamar la guerra civil.
En Valencia, Tierra Mítica primordial, se quema la falla más cara de la historia, que dicen estaba hecha con los papeles que
buscan los jueces: los de Fabra, Camps, la Rita y el fallero mayor: Zaplana, el gazapo.

El señor Rajoy, en Navarra, se olvidó de la parte del discurso en que vindicaba, con falange y JONS, el papel unificador de “Navarra para todos los españoles”, incluyendo a los de segunda y de tercera periférica.
Pues si una y grande y libre ha de ser España, que sea como Navarra, donde los impuestos se quedan en la mitad de los que pagamos los demás, y no salen de su nación, chula y guapa donde las haya, aumentando en sus bolsillos y sin que les moleste en el entremedio.
Son los que reciben más ayudas econó-micas, de su comunidad, municipio y diputación; los navarros tienen la mejor sanidad y calidad educativa, y hasta son los que gozan de mejores parques y zonas verdes o infantiles, sin contar con las mejores posiciones –con sus vecinos riojanos- en nivel de vida.
Pero dice Rajoy que son los catalanes los insolidarios, y que el fuero de los requetés fascistas de Franco, asesinos de su propio pueblo euzkaldún, y las patentes de corso del Opus o de los falangistas de Fuengirola y Marbella, son intocables.
Pues bien, o somos todos los españoles como los navarros o que ellos y la condesa de Madrid se paguen corte y cortesanas, privilegios, fueros y prebendas.
O reconozcamos, de una vez, que, tras el invento surrealista de la Democracia Orgánica de Franco, el Borbón ha patentado la Monarquía de Corral de Comedias.


Archivo